Nicmer Evans

El sudor que provoca Podemos

Poner a sudar a Rajoy y pegar contra la pared al PSOE. En un sorpresivo movimiento, en especial para quienes creyeron que Podemos no podría pretender hacer gobierno o por lo menos plantearlo con una mayoría evidente de izquierda en la última elección española, le ha puesto la pelota en el tejado de la casa del PSOE, tal como lo ha dicho recientemente Juan Carlos Monedero, cofundador de Podemos.

Opinión

El sudor que provoca Podemos
Nicmer Evans

Nicmer Evans

Politólogo, M.Sc. Psicología Social, comunicador alternativo, Director de Visor 360 Consultores. Marea Socialista.

Poner a sudar a Rajoy y pegar contra la pared al PSOE. En un sorpresivo movimiento, en especial para quienes creyeron que Podemos no podría pretender hacer gobierno o por lo menos plantearlo con una mayoría evidente de izquierda en la última elección española, le ha puesto la pelota en el tejado de la casa del PSOE, tal como lo ha dicho recientemente Juan Carlos Monedero, cofundador de Podemos.

Combatir las cúpulas del bipartidismo español no debe negar a sus bases el derecho que tienen de castigar, y es así que sumando toda la votación entre lo que hoy mal o bien se define de izquierda o socialista en España, hay una clara mayoría que se pronunció contra el gobierno de Rajoy, que hoy vuelve a sudar por los terribles escándalos de corrupción en torno a su gobierno.

No es que la cúpula del PSOE represente el cambio que Podemos piensa, pero convocar hacer gobierno con ellos quiebra su base, frágil ante la permanente seducción de un Podemos emergente y una izquierda revitalizada que hoy rompe el bipartidismo y muestra una capacidad de hacer política muy distinta a la que España estaba acostumbrada.

PSOE se alía con PP, con lo que se le terminaría de caer la careta, o forza la repetición de las elecciones, donde termina de ceder un frágil segundo lugar, en el marco de uno de los más terribles escándalos de corrupción del gobierno de Rajoy, lo que hace que Podemos e IU pudiesen convertirse en la primera fuerza política si definen una alianza clara.

Contexto

    Más de este autor

    Otro premio nobel a la “no” paz

    Santos no es tan santo. De la mano de Uribe, el pragmático Santos, para llegar al poder, bajo la más ramplona interpretación de “El Príncipe” de Maquiavelo, bombardeo Ecuador, estuvo a punto de hacer la guerra con la Venezuela de Hugo Chávez, e hizo una operación de rescate al mejor estilo de Hollywood, con asesores directos de los mejores estudios.

    Opinión

    El “No” y la abstención colombiana

    Desde afuera de la realidad e idiosincrasia colombiana, el “NO” parecía imposible, parecía insólito. De primera vista, era como estar en contra de la paz, y eso es totalmente irracional, aunque sin embargo en nombre del bien se ha hecho en la historia mucho, pero mucho mal. 

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Pablo de Lora

    De locos

    «Es imposible evitar la sospecha de que quienes han propuesto esta Ley General de Salud Mental y quienes la apoyan creen vivir aún en el contexto que propició el anti-cientificismo»

    Opinión