Laura Fàbregas

El sueldo de Pilar Rahola

«La Cataluña amarilla ha convertido a Rahola en su Belén Esteban»

Opinión Actualizado:

El sueldo de Pilar Rahola
Foto: TV3
Laura Fàbregas

Laura Fàbregas

Vivo entre Madrid y Barcelona. En tierra de nadie. Me interesan las causas incómodas. Pero lo importante no es lo que se dice sino lo que se hace.

En los años en los que el independentismo exhibía unidad en su experimento de lista unitaria, el papel de Pilar Rahola en TV3 era necesario para agitar a las masas. En esta Dinamarca del Sur ni se cuestionaba la sobreexposición de la faraona del procés hasta que ha empezado a decantarse por Puigdemont en detrimento de ERC.

Ahora son los de Oriol Junqueras y la CUP quienes piden su cabeza. Es curioso que la sensibilidad para que la televisión pública refleje la pluralidad de la sociedad que representa llegue justo cuando la deriva de la telepredicadora deja fuera a la mitad de los independentistas. ¡Y no cuando excluía a la mitad de los contribuyentes!

Los que se ponían exquisitos hablando de democracia ni les importaba el papel de agit prop que ha jugado TV3 en el auge del procés ni ahora tampoco les importa saber cuánto cobra Rahola. El director de TV3, Vicent Sanchis, ha evitado informar del salario que recibe por sus monólogos en Preguntes Freqüents y Tot es mou en su comparecencia en el Parlament.

No hay duda de que Rahola funciona en televisión, y mi pésima impresión sobre ella, tan humana como profesionalmente, no me nublan el juicio. La tertuliana da espectáculo, y genera tanta adhesión como odio, elementos imprescindibles para tener al espectador pegado a la pantalla aunque sea para insultarla.

Otro debate es si en una cadena pública debe contar con dos espacios propios (uno de ellos diario, y el otro semanal), sin réplica y que solo sirven para difundir consignas simplistas típicas de su populismo procesista. Cuando no habla de política, puede también exhibir -o manosear- sus intimidades y sentimientos y sube la audiencia.

La Cataluña amarilla ha convertido a Rahola en su Belén Esteban. El hecho diferencial catalán es la apariencia de una supuesta pátina intelectual y un aprecio mayor hacia el recato que no casa con Mediaset. Pero el pueblo llano del lazo ha elevado a Rahola en su princesa del pueblo. Y aunque la mona se vista de seda, mona se queda.

Más de este autor

Piedad frente a indulto

«Muchos somos defensores de la piedad. Pero para el perdón, es decir, el indulto, debe haber arrepentimiento previo»

Opinión

La Diada de los «oprimidos»

«Cuando escribo estas líneas todavía no sé cuántos catalanes se verán abocados a salir a la calle creyendo que la opresión del Estado es peor que el virus. Pero me temo que después de años de borrachera, llega la resaca»

Opinión

Más en El Subjetivo

Daniel Capó

La letra hache

«Deberíamos estar más atentos a los silencios que a las palabras, a la sucesión de los hechos más que a la propaganda»

Opinión