Paco Segarra

El sufrimiento infinito de Dios

En el pueblo de Dalori, los demonios de Boko Haram -esos Nazgûl del continente negro- queman vivos a los niños y a las familias y siembran a su paso un terror denso, hediondo y espectral. Hay quien dice que están al servicio de algún adorador supranacional de Mammón, yo no lo sé. Aunque puedo intuir que la barbarie es semejante a la que describe Shusaku Endo en su novela "Silencio", sobre los mártires "kakure kirishitan", los cristianos ocultos tras la derrota de la rebelión de Shimabara, en 1637.

Opinión

El sufrimiento infinito de Dios
Paco Segarra

Paco Segarra

Publicitario, escritor y empresario. Crea anuncios y colabora en varios medios.

En el pueblo de Dalori, los demonios de Boko Haram -esos Nazgûl del continente negro- queman vivos a los niños y a las familias y siembran a su paso un terror denso, hediondo y espectral. Hay quien dice que están al servicio de algún adorador supranacional de Mammón, yo no lo sé. Aunque puedo intuir que la barbarie es semejante a la que describe Shusaku Endo en su novela «Silencio», sobre los mártires «kakure kirishitan», los cristianos ocultos tras la derrota de la rebelión de Shimabara, en 1637.

Los tormentos atroces a los que eran sometidos si no pisoteaban el «fumie», la imagen de Cristo, incluían ser colgados boca abajo hasta desangrarse lentamente. Hacían que los padres vieran el tormento de los hijos, y viceversa. No les contaré el final. Y tampoco les recomiendo que la lean si tienen el estómago delicado y el corazón sensible y la conciencia intranquila.

La novela de Endo pretende explicar lo inexplicable: el silencio de Dios ante el sufrimiento humano. La permisión de Dios del sufrimiento humano. Y no se conforma con la versión del «Dios que sufre con nosotros y por nosotros». Endo va más allá. Y uno deduce que el dolor insoportable que puede llevar a un padre a la apostasía para aliviar el tormento de su hijo o de su mujer es tan digno de misericordia como el dolor del padre que permite el sufrimiento del hijo o de la mujer y no cede. Porque solo cuando no cede está venciendo a la muerte del hijo, de la mujer y a la suya propia. Solo cuando no cede, salva y vive. Pero si ese padre es Dios, ese dolor es infinito. Como infinita fue la ofensa e infinita la salvación que El nos ganó.

Dios no bajó del patíbulo. Judas, sí. Y también murió. Solo la muerte del Primero salvó al segundo de la segunda y definitiva muerte. Alguien hablará, y ya lo ha hecho, sobre la muerte como único aval para la posteridad, para la fama y para el ser: sí, ser plenamente al morir. Y apelará a la mitología. Pero, como he repetido mil veces, el mito se hizo realidad real -a ver si lo pillan- en Cristo. C.S. Lewis lo vio claro, ya saben.

Contexto

    Más de este autor

    El imperio británico. El padre Kolbe. El terror

    No voy a escribir sobre lo de Bruselas porque tendría que escribir también sobre todos los crímenes de la humanidad y sobre todos los terrorismos: el de Colombia, el de Venezuela, el de Cuba, el de Corea del Norte, el de los Estados Unidos de América. Un terrorismo este último de tipo pirata, que empezó con Francis Drake y así ha seguido, hasta hoy, con Churchill y Harry Salomon Truman y el holocausto atómico japonés, o el genocidio de Dresde y Colonia, esas masacres. Viene a ser que lo que comenzó la sanguinaria Isabel I degollando católicos y lo siguieron todos, incluso Gladstone y Disraeli, continúa hoy con los gringos: no es otra cosa el imperio yanqui más que la continuación hortera y cutre del Imperio Británico, aquel que, por lo menos en la metrópoli, conservaba unas formas y unos modales y unas modas y una hipocresía tan bien llevada: el esclavismo, la homosexualidad, el bestialismo o la coprofagia quedaban, of course, fuera de los salones victorianos, mientras Wilde se volvía loco, un poco.

    Opinión

    Defensa de las dictaduras

    Al opositor ruso Boris Nemtsov se lo cargaron. Fue acribillado a balazos. Su hija dice que Rusia no es un país libre. Tiene razón. La cuestión es : ¿existe algo parecido a un país libre? ¿Ha existido alguna vez? Me temo que no. No hablo ya de los estados modernos, que son un balsámico sinónimo de lo que podríamos llamar «represión organizada», o quizás algo peor. En la democrática Grecia clásica, solo eran considerados seres humanos, y por consiguiente, como dirían Robespierre y Felipe González, «ciudadanos», los hombres libres. Las mujeres y los esclavos no pasaban de la categoría de cosas. No hablemos de la India o de China. No hablemos de las democracias occidentales.

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    David Mejía

    Garzón y los juegos del hambre

    «Lo peor de Venezuela no es la tiranía, sino la cleptocracia que ha arruinado a un país, literalmente adelgazándolo, mientras engordaba los bolsillos de una minoría, feliz de lucrarse con el hambre ajena»

    Opinión

    Andrea Fernández Benéitez

    La derecha que se agota

    «Una de las claves del que podría ser un cambio en los marcos ideológicos a nivel mundial es precisamente la enorme producción de ideas típicamente progresistas que han acompañado a los acontecimientos de los últimos años»

    Opinión

    Aloma Rodríguez

    Haz como que los escuchamos

    «El Consejo Estatal de Participación de la Infancia y de la Adolescencia, según lo desarrolla el BOE, se parece a esas visitas escolares a los parlamentos regionales o al Congreso: te dejan sentarte en los sillones, te enseñan dónde está el botón para votar y en el mejor de los casos hasta te ponen el micro»

    Opinión