Gregorio Luri

El Valle de los Caídos

El debate sobre si hay que exhumar o no los restos de Franco del Valle de los Caídos se mantendrá vivo mientras ocupen un lugar tan preeminente en la basílica que conviertan a esta, de hecho, en el mausoleo de un dictador que no sólo no cayó en combate, sino que algo tuvo que ver con la existencia de tantos caídos. Si es el Valle de los Caídos y no meramente el de Cuelgamuros, nada parece más adecuado que respetar su nombre.

Opinión

El Valle de los Caídos
Gregorio Luri

Gregorio Luri

Cuantos más años tengo, más resumo mi tarjeta de visitas. He elegido mi epitafio: “No se fue de ningún sitio sin pagar".

El debate sobre si hay que exhumar o no los restos de Franco del Valle de los Caídos se mantendrá vivo mientras ocupen un lugar tan preeminente en la basílica que conviertan a esta, de hecho, en el mausoleo de un dictador que no sólo no cayó en combate, sino que algo tuvo que ver con la existencia de tantos caídos. Si es el Valle de los Caídos y no meramente el de Cuelgamuros, nada parece más adecuado que respetar su nombre.

Yo reservaría el protagonismo central de la basílica para el soldado desconocido de nuestra Guerra Civil, alguien que no supiéramos ni en qué bando luchó. A fin de cuentas, los combatientes, en su mayor parte, fueron movilizados contra su voluntad según la zona en la que se encontraban. Hasta los carlistas navarros, que sabían a dónde iban, al llegar junio querían dejar la guerra para otro día y atender a las urgencias de la siega. Quizás de esta forma pudiéramos reivindicar el proyecto inicial del escultor Juan de Ávalos.

En La voz que vino del frío, cuenta Boris Cimorra, hijo de Eusebio Cimorra, un relevante comunista que fue director de Mundo Obrero y fundador de Radio Moscú, que en la capital soviética tenían a Ávalos por “una persona progresista” y al Valle de los Caídos por “un monumento dedicado a todos los caídos de la Guerra Civil Española, sin diferencia de bandos y siglas políticas. Un monumento a la reconciliación.” Lo cierto es que Ávalos había estado afiliado al PSOE -tenía el carnet número 7 de Mérida-, cosa que le supuso un expediente en 1942 por el que fue “depurado por falta de confianza al no ser afecto al régimen”.

Cuando presentó su programa iconográfico para el Valle, Ávalos prescindió de la mitología explícita del bando franquista. No hay en él referencias al paso del Estrecho, ni al Alcázar, etc. Y así fue aceptado por el mismo Franco.

Ávalos visitó la URSS en los años sesenta y allí conoció a otro escultor monumentalista, Evgueni Vutechich, que le enseñó su complejo escultórico que rememora la batalla de Stalingrado. Seguramente a Ávalos no le pasó desapercibida la gran similitud existente entre la imagen central del conjunto, La Madre Patria llama, y su Piedad del Valle de los caídos.

Más de este autor

Entre Ávila y Sócrates

«¿Son nuestros dioses los que nos dicen qué es lo bueno o es lo bueno lo que impone a los dioses lo que tienen que decir?»

Opinión

Acting white

«Ni el libro, ni el conocimiento, ni la evaluación son residuos del etnocentrismo blanco. Tampoco el multiculturalismo por sí mismo favorece la convivencia»

Opinión

Más en El Subjetivo

Josu de Miguel

Un rey en el exilio

«Don Juan Carlos ha sido víctima de su codicia personal, pero la clase política española consintió comportamientos no ejemplares en un contexto de corrupción generalizada»

Opinión

José Carlos Rodríguez

Monarquía, pandemia y profilaxis

«Desde que Nietzsche proclamó la noticia de que Dios ha muerto, las monarquías cristianas son sistemas políticos republicanos. Eso es lo que podrá salvar la monarquía en España, que Felipe VI y sus sucesores actúen como republicanos ejemplares»

Opinión

Jordi Bernal

Tú que puedes

«Con el panorama general, y aunque no haya pillado tajada de los pérfidos saudíes ni tenga cuentas en paraísos fiscales, a mí también me gustaría escribir una carta de dimisión, deserción o despedida»

Opinión