Nicmer Evans

El vértigo de Caracas

Caracas es una ciudad que puede dar vértigo, no sólo por la altura de sus edificaciones, sino por lo frenético de la dinámica de la vida cotidiana, y sobre todo por la histeria colectiva que genera el ver como cada quien trata de llegarle a su pedazo de renta petrolera.

Opinión

El vértigo de Caracas
Nicmer Evans

Nicmer Evans

Politólogo, M.Sc. Psicología Social, comunicador alternativo, Director de Visor 360 Consultores. Marea Socialista.

Caracas es una ciudad que puede dar vértigo, no sólo por la altura de sus edificaciones, sino por lo frenético de la dinámica de la vida cotidiana, y sobre todo por la histeria colectiva que genera el ver como cada quien trata de llegarle a su pedazo de renta petrolera.

Es así como no sólo la inseguridad de sus calles, que no distan de otras ciudades de altísimo nivel delictivo, la pueden diferenciar de otras muy bellas capitales latinoamericanas, que también viven sus tragedias de dependencia, cada una a su estilo.

Sin embargo, la foto de Jorge Silva de Reuters, nos sumerge a algo mucho más contrastante, la desesperanza desde la altura, y la mirada perdida de quien en el pecho no lleva un emblema con orgullo, sino una de las pocas franelas que seguro le quedan, porque se la regalaron hace poco más de tres años en una campaña que ofreció cualquier cosa menos lo que hoy vive Venezuela.

Ya el problema en Venezuela no es el presidente Maduro, el asunto va más allá, en realidad la desesperanza es producto de una polarización entre dos sectores que no representan a la mayoría, y una mayoría que, en el marco del desespero, aún no encuentra como expresarse, aunque podemos estar seguros que se expresará.

La altura de Caracas, y sus espacios abandonados, hoy son el reflejo de lo que no debió haber sido y fue, porque la V no llegó sin la IV, aunque esperamos que de ellas nazca algo más que una VI república.

Más de este autor

Otro premio nobel a la “no” paz

Santos no es tan santo. De la mano de Uribe, el pragmático Santos, para llegar al poder, bajo la más ramplona interpretación de “El Príncipe” de Maquiavelo, bombardeo Ecuador, estuvo a punto de hacer la guerra con la Venezuela de Hugo Chávez, e hizo una operación de rescate al mejor estilo de Hollywood, con asesores directos de los mejores estudios.

Opinión

El “No” y la abstención colombiana

Desde afuera de la realidad e idiosincrasia colombiana, el “NO” parecía imposible, parecía insólito. De primera vista, era como estar en contra de la paz, y eso es totalmente irracional, aunque sin embargo en nombre del bien se ha hecho en la historia mucho, pero mucho mal. 

Opinión

Más en El Subjetivo

Antonio García Maldonado

Los motivos de Biden

«Biden ha llegado a declarar muerto el mantra de la trickle-down economic imperante desde los 80 del siglo pasado, y se ha atrevido, en consecuencia, a proponer subidas de impuestos a los que más tienen para frenar una desigualdad que explica demasiadas cosas en la inestabilidad social y política de las democracias»

Opinión

Ferran Caballero

Libertaz

«La victoria de Ayuso es populista, dicen, y dicen bien en el sentido muy claro que es una victoria de los prejuicios del pueblo en contra de los intereses y los miedos y las presuntas responsabilidades de los dirigentes»

Opinión