Javier Capitan

El “viacrucero”

Para más de uno, las vacaciones soñadas consisten en realizar un crucero en uno de esos magníficos hoteles flotantes que van surcando los mares con parada en algunas estaciones.

Opinión

El “viacrucero”

Para más de uno, las vacaciones soñadas consisten en realizar un crucero en uno de esos magníficos hoteles flotantes que van surcando los mares con parada en algunas estaciones.

Seguramente, para más de uno, las vacaciones soñadas consisten en realizar un crucero en uno de esos magníficos hoteles flotantes que van surcando los mares con parada en algunas estaciones. Debo reconocer que no me encuentro entre ese grupo de soñadores y que, tal vez por ello, mi única experiencia ha sido la de navegar por el Nilo disputando con intensidad las contrarreloj de las visitas a los templos. Pero quién sabe si, con el paso de los años, mi perfil de viajero va cambiando y dentro de algún tiempo me encuentro en uno de esos grandes barcos haciendo lo que nunca suelo practicar: tomar el sol, darme chapuzones en la piscina, compartir animadas charlas en la cena con desconocidos, bailar hasta el amanecer, volverme loco con las actividades que proponen los animadores e intentar arruinar a la empresa que me ofreció un todo incluido. 

Noticias como la del virus de infección masiva que ha actuado a sus anchas en un crucero de Royal Caribbean no me animan especialmente a ello, pero reconozco que me pica un tanto la curiosidad saber cómo se estará viviendo en el barco durante estos días. La gastroenteritis colectiva ha convertido el viaje en un “viacrucero” para los afectados, que deben estar practicando un “todo excluido” menos los retortijones. No sé si los animadores habrán rediseñado su hoja de actividades ni si habrán reconvertido el juego de la silla en el juego del “trono”, ya saben, ese en el que a la llegada del retortijón o te sientas o te…

En situaciones como estas siempre florecen nuevos negocios, como el de la reventa de puestos en las colas del baño o el floreciente mercado negro de papel higiénico, ese oscurecible objeto de deseo. Parece que los afectados están a punto de desembarcar en Nueva Yersey y no me cabe duda de que lo harán al grito de “me cago en la mar salada”. Una experiencia inolvidable.

 

Más de este autor

Pilotos en huelga

No todas las huelgas cuentan con el mismo respaldo social. Muy probablemente, la de los pilotos de Lufthansa sea de esas que cuentan con un escaso apoyo de la población.

Opinión

Una obra póstuma de Berlanga

“¿Os creías que iba a dar marcha atrás, eh? Pues os vais a enterar, porque voy a hacer mi consulta. ¡Toma! ¡Toma! A ver con qué cara os quedáis ahora”. Esta es mi traducción libre al castellano de inicio del discurso del President.

Opinión

Más en El Subjetivo

Lea Vélez

Lea

«Las librerías han sufrido de forma brutal el encierro y agosto, mes tradicionalmente bueno para la lectura, ha sido malo»

Opinión

Josu de Miguel

Bildu, de entrada no

«Yerran los que creen que la próxima ley de la memoria es un sonajero para que la opinión pública y los ciudadanos se entretengan en mitad de la terrible pandemia»

Opinión

Aloma Rodríguez

Labordeta

«En las encuestas sobre popularidad medidas a ojo de con quién se irían de cañas los españoles ganaba Labordeta una y otra vez»

Opinión

Jordi Bernal

Un chiste malo

«Instalados en la más áspera de las simplezas, la pareja de baile solo tiene en mente evitar el pisotón del otro»

Opinión