Laura Fàbregas

Endogamia

Los jóvenes que aspiran a modernizar su país deberían evitar incurrir en dinámicas tan viejas como el nepotismo o, lo que es lo mismo, la elección discrecional de gente del mismo círculo por encima de los procesos transparentes y meritocráticos de captación de talento.

Opinión

Endogamia
Foto: Cineteca di Bologna
Laura Fàbregas

Laura Fàbregas

Vivo entre Madrid y Barcelona. En tierra de nadie. Me interesan las causas incómodas. Pero lo importante no es lo que se dice sino lo que se hace.

Los jóvenes que aspiran a modernizar su país deberían evitar incurrir en dinámicas tan viejas como el nepotismo o, lo que es lo mismo, la elección discrecional de gente del mismo círculo por encima de los procesos transparentes y meritocráticos de captación de talento.

La escritora y premio Nobel de Literatura, Doris Lessing, escribió en Las cárceles que elegimos, que somos “todavía grupos de animales”, y que elegimos estos grupos para encontrar a gente que piensa como nosotros. Advertía, no obstante, que “lo más difícil” era “mantener una opinión individual disidente, como miembro de un grupo”.

Y qué decir de Pier Paolo Pasolini. Imaginar al escritor italiano sin los barrios populares de Roma de la posguerra es imposible. El hambre, el frío, la cárcel. Así como es imposible entenderle ignorando su rechazo al pijerío del 68. Los jóvenes universitarios abjuraron de él, los proletarios reconocieron a un poeta.

Las cosas han cambiado desde aquellos años. Pero el bienestar, punto de partida de una sociedad mejor, puede convertirse en un mero ejercicio de egoísmo, frivolidad, ambición. En definitiva, en conformismo.

Los verdaderos intelectuales, como los verdaderos artistas, son aquellos que salen de la burbuja autoreferencial que suele formarse en cualquier grupo constituido bajo creencias y afinidades comunes.

Estaría bien que, sobre todo los jóvenes que aspiran a ello, se atrevan a cruzar el río, pisar el fango y salir de su zona de confort, si de verdad quieren aportar algo relevante para su país, más allá de la autocomplacencia y el provecho individual.

Más de este autor

La envidia

«No hay duda de que el paso del tiempo y el mal envejecer puede acabar con la reputación de muchos»

Opinión

Qué bien no ser así

«Si los partidos recurren tanto a Twitter, con ejércitos de bots incluidos, es para intentar modelar la opinión pública en función de su agenda política»

Opinión

Más en El Subjetivo

José María Marco

COVID-19: THE TEMPEST

He calleth to me from Seir: Watchman, what of the night? Watchman, what of the night? The watchman said, The morning cometh, and also the night: if ye will enquire, enquire ye: return, come. Isaiah, 21: 11-12

Zibaldone