Ricardo Dudda

Entre la derecha y la pared

“Cuando se niega la nación, estalla Europa. Y Europa hoy está profundamente enferma [...] la nación sosiega; la frontera apacigua [...] Los musulmanes deben sentirse interpelados por los crímenes terroristas cometidos en su nombre [...] el Estado de Derecho es muy simple: cuando hay dudas sobre alguien es mejor encerrarlo para comprobar su peligrosidad antes que dejarlo en la calle y que pueda hacer estallar una bomba [...] siglos de historia crean una identidad y los pueblos no cambian. Las características estructurales de los pueblos no cambian a través del tiempo.” El autor de estas palabras no es un fascista de los años treinta; tampoco es Ernest Renan, teórico francés del nacionalismo y autor del famoso discurso “¿Qué es una nación?”, que escribió que la nación es “un alma, un principio espiritual”.

Opinión

Entre la derecha y la pared
Ricardo Dudda

Ricardo Dudda

Periodista y miembro de la redacción de Letras Libres, columnista en El País y autor de "La verdad de la tribu". La corrección política y sus enemigos.

“Cuando se niega la nación, estalla Europa. Y Europa hoy está profundamente enferma […] la nación sosiega; la frontera apacigua […] Los musulmanes deben sentirse interpelados por los crímenes terroristas cometidos en su nombre […] el Estado de Derecho es muy simple: cuando hay dudas sobre alguien es mejor encerrarlo para comprobar su peligrosidad antes que dejarlo en la calle y que pueda hacer estallar una bomba […] siglos de historia crean una identidad y los pueblos no cambian. Las características estructurales de los pueblos no cambian a través del tiempo.” El autor de estas palabras no es un fascista de los años treinta; tampoco es Ernest Renan, teórico francés del nacionalismo y autor del famoso discurso “¿Qué es una nación?”, que escribió que la nación es “un alma, un principio espiritual”.

Tampoco es Marine Le Pen. Y aunque dijo que “soy un adepto del pensamiento de Mandela, no pierdo jamás”, Sarkozy ha perdido las primarias de los Republicanos (la primera vez que la derecha francesa elige a su candidato con primarias), frente a su ex primer ministro, François Fillon, y el moderado Alain Juppé. Según las encuestas, Fillon vencerá el próximo domingo a Juppé, en la segunda y última vuelta de las primarias de la derecha, pero si lo hace le costará más vencer a Le Pen en las presidenciales: una encuesta de Le Figaro en septiembre demostraba que Juppé conseguiría vencer a Le Pen con un margen de 64-36, mientras que Fillon vencería a Le Pen por un margen de 57-43. Lo que los encuestadores no dudan es que no ganará Le Pen. En la segunda vuelta de las elecciones todos los votantes anti Le Pen, incluida la izquierda, votarán al candidato de los Republicanos.

La izquierda se encuentra debilitada y fragmentada (Hollande tiene unos niveles de aprobación del 4%), y no parece preparada para enfrentarse a una derecha tradicional y otra populista. Fillon no comparte el discurso populista de Sarkozy, obsesionado con la identidad francesa, pero sí se parece al expresidente en sus valores conservadores y de orden:es católico, contrario al matrimonio homosexual, está a favor de llegar a un acuerdo con Putin y es fan de Margaret Thatcher.

Fillon es el favorito para llegar a la presidencia. Las elecciones en abril serán entre la derecha tradicional, con toques autoritarios y reaccionarios, y la ultraderecha populista, legitimada después de que Sarkozy, un presidente conocido como un líder pragmático, se apropiara de sus valores xenófobos y nacionalistas. Es una de las grandes maldiciones del populismo: contamina el debate y obliga a los partidos moderados a radicalizarse. Entre un populista de verdad, como Le Pen, y un político del establishment convertido en populista, el votante puede verse tentado a elegir al primero.


Lee también a Victor de la Serna:

Más de este autor

Penitencia blanca

«Nada gusta más a un progresista blanco estadounidense que sentirse culpable. Al sentirse culpable, puede expiarse, normalmente en público»

Opinión

Echenique y Escrivá

«El verdadero logro es de José Luis Escrivá, el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, que desde el principio fue consciente de la necesidad de que la medida aguantara, que no fuera exclusivamente una medida de propaganda y una carta de presentación del Gobierno»

Opinión

Más en El Subjetivo

Anna Maria Iglesia

Los diarios de mujeres: confinamiento y transgresión

“Cuanto me alegra escapar, para venir a mi página libre” escribía Virginia Woolf el 9 de noviembre de 1939 en su diario, que había comenzado en 1915 y que redactaría hasta el final de sus días, hasta que el 28 de marzo de 1941 decidiera quitarse la vida en las aguas del río Ouse. Escrito […]

Zibaldone