The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

Enviado especial a casa: bajo el asfalto

Nuestras autoridades y el espíritu de los Boy Scouts: “Podremos con el virus”, “resistiremos”, “lo superaremos” y otros acordes

Foto: Manu Fernandez | AP

Nuestras autoridades y el espíritu de los Boy Scouts: “Podremos con el virus”, “resistiremos”, “lo superaremos” y otros acordes.

Muy bien.

Los Sonidos del Silencio a la guitarra española.

Innumerables médicos y enfermeros carecen de EPI (Equipos de Protección Individual).

Por falta de recursos (y de planificación), en Madrid, publica ABC, los médicos de UCI recomiendan no entubar a mayores de 80 años.

Escriba aquí los apellidos de su madre.

La población en su casa (safe and sound).

Y el Mando Único a encontrar los medios sanitarios (las mascarillas, el oxígeno, los respiradores...) bajo el asfalto, a establecer una red de abastecimiento y cuidado y a emplear hasta el último recurso por el último español.

En Die Welt (20/3/20) se preguntan retóricamente: “¿Por qué Alemania debe tomar estas medidas si solo han fallecido 50 personas?”. Y el diario alemán se contesta: “Porque la previsión estima las personas que contraerán el virus, cuántas de ellas necesitarán ventilación y cuántas morirán en última instancia”.

Un poco mas lejos, pero cada vez más cerca -la muerte está en los hombres como la podredumbre en el corazón de la fruta-, la acechante mirada del otro.

Il Messaggero y otros periódicos italianos publican cifras de pólvora: un muerto en España cada 16 minutos.

Leído en un obituario reciente, Cicerón: “Por ello los ausentes están presentes, los necesitados están en la abundancia, los débiles son fuertes y... los muertos viven: tan grande es la honra, el recuerdo, la añoranza de los amigos que los acompaña”.

Más aplausos a las ocho de la tarde, más prolongados.

En la noche, desde el balcón, se contemplan los automóviles como los cuadros de un museo. Los conductores solitarios llevan mascarilla y también guantes.

Más de este autor

Más en El Subjetivo