The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

Estará contento...

Foto: Andreu Dalmau | EFE

…Pedro Sánchez. Es capaz de sentirse orgulloso por cómo lleva la gobernanza del país. Es capaz de considerarse el presidente que ha desbloqueado las relaciones con la Generalitat a base de buen diálogo, capaz de verse como el jefe de Gobierno más sinceramente preocupado por el bienestar ciudadano, y por llevar mejor que nadie las relaciones internacionales.

En su egolatría exacerbada que no le permite ver más allá de su frente, no advierte que ha desmoronado su partido, que Cataluña está hoy peor que ayer, que el PSOE ha perdido el feudo hasta ahora inamovible, Andalucía, y que no hay un solo gobernante socialista que no esté temblando ante el futuro, porque por culpa de Sánchez les puede pasar lo mismo que a Susana Díaz. No se da cuenta de que incluso en su Gobierno hay desazón indisimulada ante algunas de las medidas del presidente, como no se da cuenta tampoco de que sus votantes huyen porque no quieren votar a un presidente que ha pactado con independentistas y con Bildu y, encima, baila el agua a los independentistas.

Sin recibir afecto a cambio, no hay más que ver la reacción de Elsa Artadi tras los incidentes del día 21, acusando a Sánchez de haberse empeñado en celebrar un Consejo de Ministros en Barcelona que no ha causado más que inconvenientes. Y tanto. Los inconvenientes han sido para otros presidentes socialistas, que han visto cómo racanea sus ayudas la ministra Montero mientras se muestra de lo más dadivosa con Quim Torra. A este paso, Sánchez y Montero van a provocar que el independentismo se dispare en número en militantes y votos, porque nada como saltarse la ley y la Constitución para que el Gobierno, este Gobierno, suelte dinero a manos llenas.

Se acerca el fin del año más convulso que ha vivido España y, también, el año que ha dado paso al Gobierno más decepcionante. El más inoperante, el más irresponsable, el menos patriota, el más mediocre. Con un agravante: que tenemos Sánchez para rato si no aparece un adversario que ilusione, que tenga experiencia de gestión, que presente un proyecto sólido. De momento no se ve por ningún lado.

Solo cabe cruzar los dedos para que este 2019 electoral ponga fin a esta etapa negra.

Más de este autor

Sorprendente

Sánchez transmite la sensación de que no sabe para dónde tirar con tal de mantenerse en el gobierno … y que la Constitución le importa lo justo

Más en El Subjetivo

Adictos a la desinformación

"La escenificación de una mentira es clave para trasladarla a la escena de lo debatible. Por ello, y conscientes de que la veracidad de sus afirmaciones se mantiene en cuarentena, la ultraderecha suele apostar por la convicción"

Dignidad

Como nunca estuvo muy claro qué añade la dignidad a los derechos humanos, con el tiempo, aquélla ha aspirado a ser el fundamento metafísico de estos