Paco Reyero

Europa, España y la almoneda del modelo de Estado

"España ha evidenciado su liviano peso ante las instituciones comunitarias desde que Puigdemont, Junqueras y sus subordinados desafiaron el Estado de Derecho y la Constitución"

Opinión

Europa, España y la almoneda del modelo de Estado
Foto: Paul White

El Congreso de los Diputados estaba preparado para la investidura de Pedro Sánchez el próximo 30 de diciembre. La oposición había reservado hotel los días 27 y 28. Sus señorías procederían y luego, una vez hecho el último servicio del año, se irían con el tren a Gun Hill, al menos hasta los predios familiares. Al calor de la chimenea.

Los socialistas habían entablillado el pacto con ERC (el mismo que Gabriel Rufián concedió generosamente en verano y sin remilgos). Los republicanos tienen fija la vista en la Generalitat. Al fondo estaban, la condición errante de Puigdemont y la mano, siempre dispuesta, del PSC y sus naciones, la solución del conflicto político y los presos.

Los socialistas de Ferraz, por las abstención de un puñado de votos de ruptura y un gobierno tambaleante, han estado dispuestos a todo. Y siguen así. Según observó ayer la vicepresidenta, Carmen Calvo, el Abogado del Estado se pondrá “a ayudar” al Tribunal Supremo para que cumpla con la sentencia emanada de la justicia europea.

Respetables juristas hacen una analogía del fallo respecto al de un presunto delincuente que se acoge a la inmunidad (euro) parlamentaria para evitar ser condenado y observan un claro fraude de ley. Ahora, el Supremo tendrá que decidir si conceder la libertad a Oriol Junqueras, y antes, durante o después, solicitar el suplicatorio al Parlamento Europeo para que el condenado siga cumpliendo la sentencia del Procés o invocar su propia jurisdicción y consolidar el encarcelamiento del líder de Esquerra, opción, a priori, improbable.

España ha evidenciado su liviano peso ante las instituciones comunitarias desde que Puigdemont, Junqueras y sus subordinados desafiaron el Estado de Derecho y la Constitución.

Con Pedro Sánchez voluntariamente en mano de los independendistas, está por ver si la sentencia procurará un acuerdo de mínimos entre los constitucionalistas, unas terceras elecciones o se abrirá una almoneda obscena con el modelo de Estado.

Más de este autor

Joe Biden: ¿Nice Old Man?

«El nuevo presidente ofrece un mensaje de unidad en su primer discurso como presidente electo pero Trump sostiene una ofensiva legal para arrebatarle las elecciones y evita concederle la victoria»

Opinión

Más en El Subjetivo

Julia Escobar

El pozo de Babel

«El ‘spanglish’ tiene el mismo interés que las charadas, los juegos de palabras, los monstruos de feria, o la Biblia en verso».

Opinión