Eugenio Fouz

Falsa epifanía

En nuestro país los hombres no matan a las mujeres porque las aman de una forma sobrehumana, porque las quieren lo suficiente o porque, aún siendo incapaces de imaginar la vida sin ellas, aceptan un destino solitario y miserable para sí mismos frente a un nuevo romance de las mujeres a las que aman de verdad.

Opinión

Falsa epifanía
Eugenio Fouz

Eugenio Fouz

Netizen poet & blogger; profesor de Inglés. Soy twitter-adicto.

En nuestro país los hombres no matan a las mujeres porque las aman de una forma sobrehumana, porque las quieren lo suficiente o porque, aún siendo incapaces de imaginar la vida sin ellas, aceptan un destino solitario y miserable para sí mismos frente a un nuevo romance de las mujeres a las que aman de verdad.

En nuestro país los hombres matan a las mujeres porque las aman de una forma sobrehumana, porque no las quieren lo suficiente o porque son incapaces de vivir sin ellas. También es probable que los hombres que matan a sus mujeres actúen de esa manera porque las odian de verdad.

En nuestro país los hombres no matan a las mujeres porque las aman de una forma sobrehumana, porque las quieren lo suficiente o porque, aún siendo incapaces de imaginar la vida sin ellas, aceptan un destino solitario y miserable para sí mismos frente a un nuevo romance de las mujeres a las que aman de verdad.

En un país allende los mares una mujer mata a su exmarido y la hija de ambos al darse cuenta de que ya no los quiere. Para librarse de la carga del pasado en una relación futura, la joven esposa se deshace de los cuerpos sin vida ocultándolos en bolsas de basura. La metáfora del final de los dos seres que un día fueron queridos resulta desoladora.

A diferencia del controvertido postulado de Oscar Wilde que decía «el hombre mata lo que ama», la mujer de la fotografía mata lo que no ama para comenzar una vida a partir de cero. Como si eso fuera posible. Como si eso fuera auténtico.

Uno se pregunta qué clase de amor llegó a sentir por aquel hombre y su niña la joven que nos mira desafiante por encima de las gafas. Esos ojos verdes son traidores (si creemos en la lírica gallega) o mentirosos si son azules. La arrogancia reflejada en la mirada verde o azul y la boca torcida de mujer enfadada revelan un no sé qué de siniestro y oscuro en el pensamiento criminal de quien está viviendo una falsa epifanía.

Más de este autor

Dejen salir antes de entrar

Los últimos días de clase, justo antes de empezar las vacaciones de verano, lo normal era volver a casa soñando despierto. Uno escribía sus planes sin necesidad de bolígrafo sobre las páginas en blanco de los meses de julio y agosto. Estos dos meses eran los meses más largos del año. La mayoría de los chavales de mi edad sabía que vería a Tarzán en la pantalla, pasaría una temporada en la playa, se aburriría a ratos, jugaría a la Oca y al Parchís y lograría ser más o menos feliz.

Opinión

Letra cursiva

“Puedo escribir los versos más tristes esta noche”. Puedo escribir como si fuera el poeta chileno y dejar caer una estrella fugaz a su lado. Puedo afirmar que sé lo que significa estar enamorado porque, por extraño que parezca, Neruda en este poema habla de amor y desamor (que en el fondo son una misma cosa). Podría, en fin, reproducir líneas enteras de firmas ajenas y hacer creer al lector no cultivado que la disposición maestra de las palabras era mía. Mi memoria me mima.

Opinión

Más en El Subjetivo