Lea Vélez

Felices deberes

Es mucho mejor practicar diez minutos de ejercicio al día, que pasar tres horas en el gimnasio y no volver en todo un mes. ¿Pero qué pasa cuando el deporte se reduce a hacer unos saltitos un tanto gansos y cinco abdominales con la espalda torcida en el saloncito de casa?

Opinión

Felices deberes
Lea Vélez

Lea Vélez

Lea Vélez es escritora. Su novela más reciente es “La sonrisa de los pájaros” (2019). Es autora también del ensayo literario "La Olivetti, la espía y el loro" (2017) y de la novela "Nuestra casa en el árbol" (2017)".

Es mucho mejor practicar diez minutos de ejercicio al día, que pasar tres horas en el gimnasio y no volver en todo un mes. ¿Pero qué pasa cuando el deporte se reduce a hacer unos saltitos un tanto gansos y cinco abdominales con la espalda torcida en el saloncito de casa?

No me responda, lector. Hablemos de hacer deberes y de aprender a estudiar. El niño llega agotado del colegio, se sienta a la mesa, abre el cuaderno y los padres, horrorizados, leemos: rellena la letra que falta en las siguiente frase: “Al o_ispo le picó la a_ispa”. ¿Es esto un saltito más bien ganso o un verdadero deporte mental?

Copiar frases, copiar palabras, copiar sin pensar no sirve de nada, me decía cuando mis hijos llegaban con estos deberes a casa. Se los perdoné. Me negué a que hicieran el ganso, pero pronto entendí que los deberes son un síntoma del sistema, no la enfermedad. Al no practicar, mis hijos no cogían el hábito, no se engarzaban con la rutina escolar. ¿Pero, si los deberes solo son un síntoma, podemos resignarnos a que “esto es lo que hay”? Por supuesto que no, pero yo no creo en quitar deberes, creo en cambiar el sistema. Como sola no pude cambiarlo, hago lo posible por neutralizarlo desde casa. Los deberes son la excusa para sentarnos juntos y charlar alrededor de la mesa sobre mil y un temas. Son mi pie forzado para enseñarles a pensar, compartiendo sonrisas y amistosa charla. Son tardes felices de preguntas e investigación.

No creo en los deberes que nos caen a padres e hijos como una losa de odio. Sí creo en resumir ideas sin usar frases ajenas, en fabricar teorías e investigar, en coger frases rutinarias y convertirlas en historias fabulosas, en razonar y dudar, reír e inventar y disfrutar en familia. Creo en descubrir el mundo a nuestra manera, sin que nos lo descubran siempre a la suya o en averiguar cómo funciona el volcán para aprender la ortografía de “volcán”. Creo en enseñar a estudiar, pero sobre todo, creo en enseñar a querer. A querer, incluso, hacer deberes, para crecer en la idea de que hay que disfrutar de lo que parece superfluo y cambiar el sistema empezando por el propio interior.

Más de este autor

Este sol de Machado

«Las anécdotas literarias pavonan el camino de los poetas, de los lectores. El mito, cultivarlo, es importante y placentero»

Opinión

De etiqueta, libertad

«Lea, busque en internet sobre libertad sexual, sobre identidad de género, sobre temas que son fundamentales para alguien muy cercano a usted. Escuche. Escuche mucho. No se frustre tanto por no saber algo, albricias, porque hoy día no hay excusa para no tener un mínimo de información antes de decir esta boca es mía»

Opinión

Más en El Subjetivo

Gregorio Luri

El capitalismo cognitivo

«El mérito se nos ha hecho más complejo y esta es una buena noticia, porque la persona capaz de asumir riesgos no es necesariamente la que posee una mejor titulación»

Opinión

Julia Escobar

Recuerda, cuerpo

«Igual que el cuerpo se alimenta de comidas olvidadas, la obra del escritor incorpora lo que ha aprendido en el pasado para utilizarlo en el presente, de forma que para ser eficaz, la literatura tendría que ser lectura digerida»

Opinión