Javier Quero

¿Feliz 2014?

Lo mejor del año pasado es eso, que ya ha pasado. Estrenamos el calendario manifestando la firme intención de cambiar de hábitos.

Opinión

¿Feliz 2014?
Javier Quero

Javier Quero

Español. Periodista. Humorista. Ilustrador. Fundador de creActivos. Observador estupefacto. Superviviente.

Lo mejor del año pasado es eso, que ya ha pasado. Estrenamos el calendario manifestando la firme intención de cambiar de hábitos.

Lo mejor del año pasado es eso, que ya ha pasado. Estrenamos el calendario manifestando la firme intención de cambiar de hábitos. Son millones los españoles que en 2014 dejarán de fumar, comerán menos o prescindirán del coche para desplazarse caminando. No se trata de una apuesta sincera por una vida saludable. Lo que sucede es que fumar perjudica ya más al bolsillo que a los pulmones, la cesta de la compra empieza a ser un artículo de lujo y la gasolina está a punto de comercializarse en joyerías. Otro propósito sencillo de conquistar es el de ver menos televisión y leer más. Al precio que se está poniendo la luz, será mejor apagar el televisor y enfrascarse en la lectura. Y si ni siquiera tiene para un libro, puede empezar leyendo las etiquetas del champú, que son muy entretenidas.

El año nuevo se presenta repleto de asuntos pendientes. Concluirá la instrucción del caso Bárcenas, del expolio de los ERE en la Junta que unta y de ese duque consorte, que es Alteza reducida a bajezas. Será también el curso de implantación de la ley Wert, que pretende que los estudiantes estudien para cabreo de nostálgicos de la LOGSE, la norma que garantizó el derecho a la ignorancia. 2014 será el año en que Mas se precipite al vacío y en el que las cárceles continuarán vomitando asesinos.

Me encantaría pronosticar un feliz 2014, pero me reservo hasta el próximo diciembre. El pasado imperfecto nos conduce al futuro indefinido. Y ahí estamos, manteniendo la esperanza de que algún día el Gobierno cumpla bajando los impuestos y acometiendo la reforma más importante, la de la Administración que administra a traición, mantieniendo la carga de 450.000 cargos. ¿Tocará este año?

 

Más de este autor

El carnaval de los pactos

Pedro Sánchez, el político con más vetos que votos, es la nueva reina del carnaval. En la chirigota de los pactos, la habilidad para cambiar de disfraz es vital. De ahí que el líder socialista tiña de naranja las líneas rojas que le separaban de Ciudadanos, y lo que eran «las derechas» se transformen en «los derechos». Más complejo es lograr una máscara del agrado de Podemos, cuyos dirigentes sospechan que Sánchez pretende ponerse morado con acuerdos en blanco para superar su marrón. Y así ocurre, que le sacan los colores. Por alcanzar la investidura, Sánchez cambia su vestidura y falla como en los Goya, donde apostó por la indumentaria informal y se encontró con Iglesias dentro de un smoking que le venía como el cargo de vicepresidente, muy grande.

Opinión

Aquellos reyes

Éramos niños ilusionados. Esperábamos a los reyes sin tener pajolera idea de lo que representaba la monarquía. Escribíamos cartas antes de que las nuevas tecnologías liquidaran la correspondencia en papel. Pedíamos regalos con la amenaza constante de descubrir en los zapatos un pedazo de carbón, sin considerar la relación de tal mineral con la crisis energética. Acudíamos a la cabalgata a pesar del riesgo de perder un ojo alcanzado por un proyectil con forma de caramelo, lanzado con muy mala leche desde carrozas, cuando tal nombre aún no se aplicaba a los venerables ancianos. Preparábamos viandas para los monarcas y sus camellos, que por aquel entonces sólo eran animales con joroba y no comerciantes furtivos de sustancias ilegales. Y la noche del 5 de enero caíamos en un sueño inquieto deseando un amanecer temprano.

Opinión

Más en El Subjetivo

Ferran Caballero

Libertaz

«La victoria de Ayuso es populista, dicen, y dicen bien en el sentido muy claro que es una victoria de los prejuicios del pueblo en contra de los intereses y los miedos y las presuntas responsabilidades de los dirigentes»

Opinión

Félix de Azúa

El caso de Félix Ovejero

«Hay algunos ataques a la libertad de expresión que ya no vienen de instituciones políticas o religiosas, sino de un poder nuevo y sumamente peligroso, pero al que aún no se les ven los colmillos»

Opinión