Daniel Gascón

Fidel Castro y la juventud imaginada

“La mente consciente -el ser o el alma- es un spin doctor, no un comandante en jefe”, escribió Steven Pinker en La tabla rasa. En The Righteous Mind, Jonathan Haidt mostraba que muchos de nuestros juicios y opiniones eran instintivos, y que solo después buscábamos argumentos que justificaran nuestra posición.

Opinión

Fidel Castro y la juventud imaginada
Daniel Gascón

Daniel Gascón

Escritor y editor de Letras Libres

“La mente consciente -el ser o el alma- es un spin doctor, no un comandante en jefe”, escribió Steven Pinker en La tabla rasa. En The Righteous Mind, Jonathan Haidt mostraba que muchos de nuestros juicios y opiniones eran instintivos, y que solo después buscábamos argumentos que justificaran nuestra posición.

La muerte de Fidel Castro parecería indicar la validez de sus observaciones. Una adhesión irracional, sentimental, prevalecía en algunos de los que hablaban del dictador. Como ha escrito Jesús Fernández Villaverde, la defensa de los “logros” del régimen –bien analizados aquí– nos llevaría a encontrar aspectos positivos en el franquismo, y en último término a justificar la privación de libertades a cambio de esas mejoras. La apuesta por la igualdad condujo a una desigualdad inmoral.

Quienes ven con facilidad obstáculos a la democracia, intentos de censura o élites que se adueñan del poder en las democracias occidentales no los encuentran en un régimen de partido único y enemigo de la libertad de expresión, y en un caudillo que, como ha escrito Tsevan Rabtan, en más de medio siglo no dio a los cubanos la oportunidad de echarlo. Quienes denuncian los peligros de los tratados comerciales justifican la opresión con el argumento del embargo estadounidense. Los que hablan de la dignidad de los pueblos frente al imperialismo pasan por alto que, por ejemplo, para Fidel Castro la dignidad de los checoslovacos no valía tanto. Y no es del todo progresista pensar que alguien tiene que sufrir privaciones para que yo pueda sumar puntos en una discusión en la cafetería de la facultad.

La realidad ha rebatido hace mucho esos argumentos. Esta semana han aparecido recalentados: quizá lo mejor es tomarlos como una adhesión puramente sentimental. Los amores y las canciones de nuestra juventud siempre nos hacen chantaje. Lo paradójico es que en este caso la nueva izquierda parece devolvernos las peores cosas de la vieja izquierda. Como si no tuviéramos nostalgia de nuestra juventud, sino de la adolescencia imaginada de nuestros padres.

Más de este autor

El infierno soy yo

Leyendo En el café de los existencialistas (Ariel) de Sarah Bakewell veo que siempre había entendido mal una frase de Jean-Paul Sartre: el infierno son los otros. Bakewell explica que la frase no significa que otra gente sea infernal, sino que “después de la muerte nos quedamos congelados en su mirada, incapaces de defendernos de su interpretación”. “En vida todavía podemos hacer algo para gestionar la impresión que producimos; después de la muerte, esta libertad desaparece y quedamos enterrados en los recuerdos y percepciones de los demás.”

Opinión

Más en El Subjetivo

Beatriz Manjón

Quince minutos de anonimato

«No hemos conseguido hacer de la vida virtual una existencia más alentadora que la real. También hay curvas, odiadores, lemas huecos, descontroladas olas virales y poca sesoprevalencia»

Opinión

Enrique García-Máiquez

El don de la oportunidad

«No pasa de ser una muestra más de los muchos actos de solidaridad y cariño que ha producido esta epidemia. Hasta ahí, normal. Lo malo fue cuando mi mujer preguntó a mi hijo si él había escrito una carta. Sí, claro, y se la sabía de memoria, anunció orgulloso. Era breve, pero contundente: ‘No os preocupéis de ir al Cielo, que arriba está Dios’».

Opinión

Jordi Bernal

El mal menor, dicen

«Sorprende que los representantes de Vox, que se llenan la boca con la nación y su fanfarria, se tomen tan a la ligera la Cámara de la representación de la soberanía nacional»

Opinión