Marta Parreño Gala

Frágiles

La mujer de la foto no es una mujer, pero es de una belleza y una fragilidad aplastantes. Me atrevería a decir que su gesto es más expresivo que el de algunas mujeres-muñeca que habitan este tiempo nuestro, pero lo que la hace verdaderamente extraordinaria es la historia del hombre que la rodea con sus brazos y que acaba de casarse con ella

Opinión

Frágiles
Marta Parreño Gala

Marta Parreño Gala

Periodista y cineasta. Escribo, filmo y creo. He rodado 7 cortometrajes y trabajado en El Periódico de Catalunya, Ling Magazine, COM Radio y La Vanguardia. Ahora en Adams Editorial.

La mujer de la foto no es una mujer, pero es de una belleza y una fragilidad aplastantes. Me atrevería a decir que su gesto es más expresivo que el de algunas mujeres-muñeca que habitan este tiempo nuestro, pero lo que la hace verdaderamente extraordinaria es la historia del hombre que la rodea con sus brazos y que acaba de casarse con ella

La mujer de la foto no es una mujer, pero es de una belleza y una fragilidad aplastantes. Me atrevería a decir que su gesto es más expresivo que el de algunas mujeres-muñeca que habitan este tiempo nuestro, pero lo que la hace verdaderamente extraordinaria es la historia del hombre que la rodea con sus brazos y que acaba de casarse con ella.

Esta muñeca hinchable luminosa, blanca como la nieve, delicada y rompible como el cristal, ha llenado el vacío físico y emocional de un hombre que soñaba con casarse pero al que se le acaba la vida por culpa de un cáncer terminal. Teniendo en cuenta que, hasta donde sabemos, vida solo tenemos una, este joven chino de 28 años ha decidido completar la suya cumpliendo su sueño sin tener que dejar viuda a una mujer de carne y hueso.

Que las muñecas hinchables no solo suplen necesidades sexuales era algo que sospechaba; que es importante no dejar los sueños por cumplir, también lo sabía, pero esta historia me ha emocionado (o conmocionado) tanto que no sé decir si ésta imagen me resulta bella o monstruosa, trágica o feliz. Solo hay que ver la manera en la que él la está mirando. Este hombre no dejará viuda a ninguna mujer a pesar de cumplir su sueño, pero ¿qué será de esta hermosa figura que ha salvado una vida y hecho realidad el sueño de otro? Seguramente quedará tirada en un rincón, deshinchada, deshecha y desnuda hasta que llegue otro que vuelva a necesitarla, a quererla, o a usarla.

Contexto

    Más de este autor

    La pureza y las mujeres

    16 becas pero solo para jóvenes vírgenes. Así abre la noticia. Es el requisito que ha impuesto la alcaldesa de una localidad de Sudáfrica para otorgar becas escolares: la virginidad. Y yo me pregunto muchas cosas, entre ellas la siguiente: ¿Las toquetearán y les harán pruebas para comprobar que además de impuras no son mentirosas? La noticia no menciona edades, pero sí géneros, y una vez más es el nuestro, chicas, el que se lleva la palma. Así que ahí va otra pregunta: ¿Por qué se presupondrá que la pureza es solo cosa nuestra? A colación de la cuál me nace la siguiente: ¿Qué tendrá que ver la pureza con el sexo? ¿Y por qué sigue siendo el sexo tan problemático en más de medio mundo, por no decir en el mundo entero?

    Opinión

    Oda a las cosas

    Le robo el título a Neruda porque el periódico que sostiene este hombre no es solo un periódico. Y él ya evocó algo parecido en su “Oda a las cosas”. Este periódico no es un periódico porque es un clavo al que agarrarse en mitad del precipicio, una luz tenue pero testaruda que llega hasta el fondo de un pozo muy hondo. Siempre me ha fascinado la manera que tenemos de restablecer la normalidad en medio de la destrucción; cómo pequeños detalles le sirven a uno para ascender a la superficie y respirar cuando parece que todo se acaba.

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Jordi Bernal

    El mal menor, dicen

    «Sorprende que los representantes de Vox, que se llenan la boca con la nación y su fanfarria, se tomen tan a la ligera la Cámara de la representación de la soberanía nacional»

    Opinión