Salvador Aragonés

Francisco el papa de la misericordia

El papa Francisco no es un revolucionario, ni un "reformador", ni un teólogo, ni un filósofo. "No he venido a cambiar nada", ha dicho en diversas ocasiones. Su mensaje se dirige al corazón de todos los hombres, creyentes o no creyentes, que quieran sentir la trascendencia de Dios y de su "misericordia".

Opinión

Francisco el papa de la misericordia

El papa Francisco no es un revolucionario, ni un «reformador», ni un teólogo, ni un filósofo. «No he venido a cambiar nada», ha dicho en diversas ocasiones. Su mensaje se dirige al corazón de todos los hombres, creyentes o no creyentes, que quieran sentir la trascendencia de Dios y de su «misericordia».

El papa Francisco no es un revolucionario, ni un «reformador», ni un teólogo, ni un filósofo. «No he venido a cambiar nada», ha dicho en diversas ocasiones. Su mensaje se dirige al corazón de todos los hombres, creyentes o no creyentes, que quieran sentir la trascendencia de Dios y de su «misericordia».

Misericordia es una palabra clave en la predicación de Francisco, y para ello ha convocado el Año Santo de la Misericordia que comenzará el próximo 8 de diciembre, al cumplirse los 50 años del final del Concilio Vaticano II. Ésta será la culminación de su pontificado, como el Año Santo del 2000 lo fue para san Juan Pablo II.

La Misericordia está en su escudo papal, y el mismo Francisco ha dicho que Dios pasa por delante del hombre «misericordiando», palabra que no existe en el diccionario, pero que se entiende.

Hemos dicho que no es un revolucionario, porque fue Juan Pablo II quien luchó denodadamente contra teólogos y liturgistas para que se celebrara el Domingo de Misericordia nada menos que el domingo siguiente a la Pascua. Juan Pablo II murió en ese día, y fue beatificado y canonizado en esa fiesta. O sea que el papa Francisco es un continuador de Juan Pablo II y su doctrina sobre la Misericordia está contenida en la encíclica de su predecesor «Dives in Misericordia».

El papa Francisco ha llamado la atención del mundo porque es un papa que va en coche utilitario y que tiene a los pobres como sus predilectos. Y ¿quiénes son los pobres? Los que nada tienen, los olvidados por los hombres modernos deseosos de tener cada día más sin preocuparse de los que tienen menos. Francisco se ocupa de los enfermos, de los disminuidos, de los abandonados por la sociedad consumista, de los abuelos, de los niños que no les dejan nacer, de las madres maltratadas o solas y abandonadas. 

Francisco ha venido a dar aliento a todo un mundo que hasta ahora no merecía ni la letra pequeña en los grandes espectáculos del mundo. A Francisco no le gusta Europa, prefiere Asia y América donde los hombres tienen menos, pero están ansiosos de Dios.

Y dentro de la Iglesia, quiere unos sacerdotes que no solo sean pastores, sino que «huelan a oveja» y por eso ha enviado a más de 400 monseñores del Vaticano a sus parroquias y diócesis porque hacen falta pastores y no funcionarios.

Y para terminar Francisco quiere que todos los hombres se arrepientan de sus pecados y vuelvan la mirada a Cristo, a su Madre la Virgen María, y encontrarán el consuelo de su misericordia.

 

Más de este autor

Ada Colau reivindica el Ejército español

Ada Colau, la alcaldesa de Barcelona de Podemos, ha conseguido afianzar las enseñanzas militares en el Salón de la Enseñanza de la Feria de Barcelona, precisamente al criticar la presencia de las enseñanzas militares en dicho espacio ferial.

Opinión

Adiós, Sharapova ¿para siempre?

La tenista rusa, Maria Sharapova, ha dicho adiós al tenis por dopaje. ¿Será para siempre?

A esta tenista de cuerpo estilizado y tacones de cigüeña y minifaldas al vuelo, que ganó cinco Grand Slam (dos Roland Garros), no la veremos en los torneos. Consumió “meldonium”, un medicamento que se usa para prevenir la diabetes y la escasez de magnesio. En consecuencia, fortalecen la musculatura.

Opinión

Más en El Subjetivo

Jordi Amat

El manuscrito maldito de Josep Pla

«Pla, al describir la verborrea estéril de los políticos republicanos y las fatales consecuencias de su incapacidad, no disimuló su nítido adhesión al relato de la victoria franquista»

Opinión

José María Albert de Paco

Ho visto Maradona

«A Minguella le habría hecho falta un aval más fiable que sus propios ojos. Habría requerido un resto de esa prosa inflamada que a estas horas se derrama en los periódicos para persuadir a la directiva de Agustí Montal»

Opinión