Ricardo Dudda

Fuerza de arrastre

La masa como sujeto no es un fenómeno nuevo. En los últimos meses en toda España la idea de la masa como sujeto se ha combinado con una creciente percepción de la política como proyección de nuestras neurosis y obsesiones personales.

Opinión Actualizado:

Fuerza de arrastre
Foto: Jesús Narvaiza
Ricardo Dudda

Ricardo Dudda

Periodista y miembro de la redacción de Letras Libres, columnista en El País y autor de "La verdad de la tribu". La corrección política y sus enemigos.

La masa como sujeto no es un fenómeno nuevo. En los últimos meses en toda España la idea de la masa como sujeto se ha combinado con una creciente percepción de la política como proyección de nuestras neurosis y obsesiones personales. Esto ha creado una situación aparentemente paradójica: la masa tiene sobre el papel una aspiración colectiva, pero en la práctica se convierte en un depósito de emociones individuales y en una celebración de sí misma: viva nosotros. La masa siempre proporciona una sensación de pertenencia y provoca euforia. Pero históricamente esto ha sido un efecto secundario. Ahora da la sensación de que es el objetivo principal: la búsqueda de la “felicidad política”, la contemplación de uno mismo y de la “sororidad” (en el caso de la manifestación feminista).

Salir a la calle es un fin en sí mismo. Construimos hombres de paja y enemigos imaginarios para justificarlo. Tras la muerte del senegalés Mmame Mbage en Lavapiés, una turba salió a la calle a denunciar el racismo institucional y la violencia policial, a pesar de que su muerte por infarto no tuvo que ver con una persecución policial. El independentismo sale a la calle casi a diario, a veces como reacción a acciones judiciales contra el procés, pero otras veces simplemente como rutina (“Las calles serán siempre nuestras”, gritan). En Cataluña ha surgido un tipo de manifestante “experto”, cuya expresión extrema son los Comités de Defensa de la República, o CDRs, que defienden una república inexistente con acciones como boicotear los peajes de autopistas para “dejar de obedecer a los carceleros del 155”. Es una protesta de una clase media burguesa con estética kale borroka.

A menudo la principal función de algunas manifestaciones es llamar la atención: estamos aquí y queremos que se nos oiga. La masa sigue siendo para muchos la única manera que tiene la ciudadanía de visibilizarse, de hacerse ver. Es como un recordatorio de la democracia. Si no nos vemos rodeados de toda esta gente nos olvidamos de nuestro poder. Pero no tiene grandes misiones colectivas (y quizá es mejor: a menudo desembocan en linchamientos y venganzas).

Como escribe Peter Sloterdijk en El desprecio de las masas, “La masa posmoderna es una masa carente de potencial alguno, una suma de microanarquismos y soledades que apenas recuerda ya a la época en la que ella -excitada y conducida hacia sí misma a través de sus portavoces y secretarios generales- debía y quería hacer historia en virtud de su condición de colectivo preñado de expresividad.”

Más de este autor

Para cuando vuelva el procés

«Para cuando vuelva el procés, habrá que insistir en lo de siempre. Hay tres cuestiones centrales en el catalanismo que lo son también del independentismo, y que han protagonizado la actualidad en los últimos meses: la lengua, el Estatut y las infraestructuras.»

Opinión

Cancelar el debate sobre la cancelación

«¿Está bien, es moral, es aceptable que en una democracia liberal una persona que tuitea una opinión polémica sea despedido de su empleo solo porque lo ha pedido una turba?»

Opinión

Más en El Subjetivo

Joseba Louzao

Hablando como adultos

«No necesitamos que haya nuevas elecciones para que tengamos la oportunidad de castigar a los políticos irresponsables y a los técnicos disfrazados de enfáticos emisarios del gobierno»

Opinión

Juan Manuel Bellver

Hotel, dulce hotel

«Hemos sido durante unas breves horas rockeros canallas en el Château Marmont de Los Ángeles, espías de la Guerra Fría en el Adlon berlinés, guiris lost in traslation en el Park Hyatt de Tokio»

Opinión