The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

Fuleco y Brazuca

Entre ficción y realidad nos envolvemos dentro de este cuento mágico que gira en torno a la Copa del Mundo. Unos más que otros, pero la realidad es que con el pasar de los años, cada vez son más personas las que se emocionan cuando se acerca la fecha.

Así como la tortuga se esconde en su caparazón, el armadillo mejor conocido como Ana Botafogo, en honor a la bailarina brasileña, se enrolla como un balón de fútbol cuando se siente amenazado o con miedo. Fuleco, la mascota de Brasil 2014 es un armadillo de la especie Tolypeutes tricinctus (armadillo de tres bandas brasileño), y su nombre une las palabras 'fútbol' y 'ecología'.

A tan solo tres semanas de que empiece el Mundial, Fuleco se prepara para darle vida a la mayor fiesta del fútbol a nivel mundial. Es un personaje hospitalario y amigable, personificando la esencia del brasileño. El armadillo apoya la conservación del medio ambiente y promueve la cultura del deporte a través de sus principios de "Team Player" y "Fair Play". Dicen que se enrolla como un balón y hace la "voltereta del armadillo" cuando mete gol. Eso lo quiero ver.

Entre ficción y realidad nos envolvemos dentro de este cuento mágico que gira en torno a la Copa del Mundo. Unos más que otros, pero la realidad es que con el pasar de los años, cada vez son más personas las que se emocionan cuando se acerca la fecha. Cada vez hay más mujeres involucradas, incluso hasta en la producción de elementos tan importantes como el balón oficial del Mundial.

La Brazuca, con lo último de la tecnología Adidas, ha sido confeccionada artesanalmente por mujeres en una fábrica de Sialkot en Pakistán. Éstas sí que son mujeres con pelotas. Por cierto "Brazuca" se refiere a una persona originaria de Brasil, pero no me cuadra, si son Pakistaníes... En fin, Brasil promete playa, fiesta, caipirinhas y muito, muito futebol y yo ya estoy dando volteretas de armadillo de la emoción por estar allá. Empieza la cuenta regresiva. Até mais!

Más de este autor

Más en El Subjetivo