Carme Barcelo

Gama de grises

Sin abrazarme al tremendismo marca de la casa culé, las sensaciones que desprende este equipo la última semana van más allá de esa falta de actitud de la que sus jugadores hablan

Opinión

Gama de grises

Sin abrazarme al tremendismo marca de la casa culé, las sensaciones que desprende este equipo la última semana van más allá de esa falta de actitud de la que sus jugadores hablan

Lo mejor de una foto en blanco y negro es su paleta de grises, y lo que te da de sí la imaginación para ponerle color a cada cosa. Después de dos derrotas consecutivas, ese Barça luminoso en resultados y algo opacado en el juego nos muestra ahora una imagen a la que estamos poco o nada acostumbrados. Dándole la razón a Gerardo Martino cuando habla de ese entorno que ya lo veía todo oscuro incluso ganando, se la quitó cuando habla del partido de ayer como «uno de los mejores de esta temporada». No sé si el técnico argentino se defiende atacando o, simplemente, no admite que a este Barça empieza a costar reconocerlo. Sin abrazarme al tremendismo marca de la casa culé, las sensaciones que desprende este equipo la última semana van más allá de esa falta de actitud de la que sus jugadores hablan. Porque si en Amsterdam se nos quedó la pantalla en negro, en el nuevo San Mamés sí hubo actitud, períodos de excelente juego, pero siguió faltando luz al fútbol azulgrana. Escucho a muchos señalando con el dedo –incluso alguno metiéndoselo en el ojo– al Tata Martino. Eso es lo fácil. O blanco o negro. O el entrenador o los árbitros. Lo de siempre. Pues no. Porque la gama de grises incluye las ausencias de Messi y Víctor Valdés, las escasas ocasiones de gol, la necesidad imperiosa de incorporar un central y la pérdida de fuelle que aún es más evidente cuando el Barça se enfrenta a un equipo tan superior físicamente como el Athlètic. «No hay que verlo todo tan negro», decía ayer Iniesta. Por supuesto que no. Pero no está de más conocer y reconocer en qué punto del Pantone se encuentra uno y empezar a aclarar lo que está oscuro.

Más de este autor

El demonio de TASmania

El TAS ha dado al traste con el futuro deportivo más inmediato del F.C.Barcelona, que no podrá fichar hasta enero de 2016. Un año sin poder contratar a ningún jugador. Ello deja al club azulgrana en inferioridad de condiciones para competir al máximo nivel.

Opinión

Black Sunday

Una cuchillada por la espalda como la que mató a Jimmy. Una somanta de palos para los que siguen tolerando y mirando de soslayo la xenofobia, el racismo, la intolerancia y cualquiera de las formas conocidas de la violencia.

Opinión

Más en El Subjetivo

David Mejía

Superliga

«Nadie se despide elegantemente de sus privilegios. Pero las soflamas marxistas, viniendo de quienes han vivido como reyes gracias a que el fútbol era el negocio más lucrativo de la Tierra, son cuestionables»

Opinión

Jordi Bernal

Una épica gris

«La ciudadanía necesita un proyecto político que cambie de opinión según los dictados de la realidad y que recupere para el odioso marketing político la actitud artesanal del ‘háztelo tú mismo’ punk»

Opinión

Pilar Marcos

Un espía en la alcantarilla

«La decisión política del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso de evitar a toda costa cierres totales e indiscriminados tiene así en el Vigía una herramienta científica de apoyo»

Opinión