Laura Fàbregas

Gana el nacionalismo, pierde Cataluña

Este domingo trascendía la noticia de que Rosa María Sardà ha devuelto la Cruz de Sant Jordi, la máxima condecoración que otorga la Generalitat. Como los verdaderos artistas, la catalana le debe poco o nada al poder público, y menos a un poder público que ha abandonado la neutralidad y excluye a los que no comulgan con su plan. Por eso, como remarcó durante la devolución, tampoco quiere que este poder le “dedique una esquela en los periódicos” tras su fallecimiento. No le deben nada.

Opinión

Gana el nacionalismo, pierde Cataluña
Foto: ANDREA COMAS| Reuters
Laura Fàbregas

Laura Fàbregas

Vivo entre Madrid y Barcelona. En tierra de nadie. Me interesan las causas incómodas. Pero lo importante no es lo que se dice sino lo que se hace.

Este domingo trascendía la noticia de que Rosa María Sardà ha devuelto la Cruz de Sant Jordi, la máxima condecoración que otorga la Generalitat.

Como los verdaderos artistas, la catalana le debe poco o nada al poder público, y menos a un poder público que ha abandonado la neutralidad y excluye a los que no comulgan con su plan. Por eso, como remarcó durante la devolución, tampoco quiere que este poder le “dedique una esquela en los periódicos” tras su fallecimiento. No le deben nada.

El nacionalismo siempre piensa que mira por el bien de su país, pero lo que realmente consigue es expulsar el talento y erigir a los mediocres pero complacientes con el régimen. Eso explica que se opte por una corte de artistas e intelectuales orgánicos más conocidos por su independentismo militante que por su arte. Por una Isona Passola en lugar de una Isabel Coixet, por un Jaume Cabré o Marta Rojals antes de por un Javier Cercas o Eduardo Mendoza. Con ello el país se empobrece espiritualmente, porque niega a los ciudadanos el acceso al arte verdadero, que solo florece de la crítica y el pensamiento libre.

Ya no es sólo el bufón y controvertido Boadella que rechazó la insigne. También Sardà ha dicho basta. Una actriz más bien conciliadora, que nunca ha recurrido a la polémica para llamar la atención.

Los nacionalistas eligen siempre a los suyos. Las sociedades abiertas, en cambio, eligen a los mejores. Ya sea un Josep Guardiola en el banquillo o un Ferran Adrià en los fogones. Porque, de otro modo, gana el nacionalismo y pierde Cataluña.

Más de este autor

Piedad frente a indulto

«Muchos somos defensores de la piedad. Pero para el perdón, es decir, el indulto, debe haber arrepentimiento previo»

Opinión

La Diada de los «oprimidos»

«Cuando escribo estas líneas todavía no sé cuántos catalanes se verán abocados a salir a la calle creyendo que la opresión del Estado es peor que el virus. Pero me temo que después de años de borrachera, llega la resaca»

Opinión

Más en El Subjetivo

David Mejía

Jaque al rey

«El problema de la monarquía es que si el rey fuera Alberto Garzón I, no podríamos librarnos de él»

Opinión

Juan Marqués

El gran tostón del yo

Es la trivialidad lo que predomina en la «autoficción» o en la literatura de testimonio, y sin embargo es cada vez mayor la exaltación totalmente acrítica que de ese tipo de libros se hace en los medios

Opinión

Gabriel Insausti

Todos somos China

«Lo que viene de China no es sólo el coronavirus. Lo que viene es esa entente insólita de comunismo y capitalismo –con lo peor de cada casa- que se resuelve en el globalismo»

Zibaldone