Jordi Bernal

Ganas de volver a verte

«Cuando me asomo al pasatiempo nacional de la pelota y sus circunstancias, prefiero no aburrirme, y Laporta me asegura el divertimento sin pausa con sus artimañas de eterno crápula siempre al borde de la decadencia»

Opinión

Ganas de volver a verte
Foto: Andreu Dalmau| EFE
Jordi Bernal

Jordi Bernal

Periodista a su pesar y merodeador de librerías y cines. Autor del libro de crónicas Viajando con ciutadans (Ed. Triacastela, 2015)

Los barcelonistas estamos de enhorabuena. Y diría que también todos aquellos madridistas a los que les gusta odiar al eterno rival en todo su esplendor diabólico; o sea a la inmensa mayoría. Estamos de enhorabuena porque vuelve Jan Laporta. Tiene Laporta maneras de presidente de club de fútbol a la vieja usanza: lenguaraz, desmedido, excesivo, eufórico y euforizante. Sus críticos no le perdonan sus noches de farra en Luz de Gas, sus salidas de tono constantes y su gusto por el despilfarro. En cambio, sus admiradores recuerdan un palmarés envidiable que consiguió mantener de rodillas al madridismo durante unos años de fútbol coreografiado.

Reconozco que no soy de los unos ni de los otros. Simplemente, cuando me asomo al pasatiempo nacional de la pelota y sus circunstancias, prefiero no aburrirme, y Laporta me asegura el divertimento sin pausa con sus artimañas de eterno crápula siempre al borde de la decadencia. No hay que tomárselo demasiado en serio y diría que él mismo tampoco espera que nadie lo haga.

Probó suerte en política hasta que el sopor de las sesiones interminables le hizo desistir del servicio público. Nuestro hombre parece más dado a la acción rápida, a la emoción visceral y al impuso inminente. Por lo tanto, nada mejor que el palco de un rugiente estadio de fútbol para un animal que respira por las entrañas.

No va a defraudarnos y nos dará grandes tardes de gloria. Es un bocachancla en toda regla; un vacilón dicharachero que vive acostumbrado a caer de pie; un tipo que busca la notoriedad con la misma ansiedad con la que pide centro el rematador desmarcado. Por eso, nos congratula tener de vuelta a Laporta. Ahora sólo falta que pueda justificar sus celebraciones desmedidas y políticamente incorrectas con algún 2-6 que nos alegre de nuevo esta existencia lamentable y sin el más mínimo atisbo de épica.

Más de este autor

Políticos de tertulia

«Ahora sólo interesa afianzar la propia postura mediante el acoso y derribo del adversario político»

Opinión

Los bocachanclas

«Esperemos que, por el bien de salud intelectual cívica, a la peligrosísima cultura de la cancelación le presente batalla un frente algo más formado que esa pandilla de bochornosos bocachanclas»

Opinión

Más en El Subjetivo