Manuel Aguilera

Generación “Click de Famobil”

Los muñecos de Playmobil cumplen 40 años y eso me hace sentirme más viejo y desfasado. En mis tiempos infantiles se les denominba “Clicks de Famobil” porque en España eran fabricados bajo la marca de la factoría juguetera Famosa.

Opinión

Generación “Click de Famobil”

Los muñecos de Playmobil cumplen 40 años y eso me hace sentirme más viejo y desfasado. En mis tiempos infantiles se les denominba “Clicks de Famobil” porque en España eran fabricados bajo la marca de la factoría juguetera Famosa.

Los muñecos de Playmobil cumplen 40 años y eso me hace sentirme más viejo y desfasado. En mis tiempos infantiles se les denominba “Clicks de Famobil” porque en España eran fabricados bajo la marca de la factoría juguetera Famosa (aquella de la cancioncita de “las muñecas de Famosa se dirigen al portal…”).

La verdad es que los Clicks siempre me parecieron un juguete bastante cutre. Nunca entendí su estilo minimalista ni su cuerpo monocolor. Tampoco esa forma de la mano que parecía destinada a sostener un cubata y beber alcohol no es una costumbre muy edificante para promover entre los menores. En cualquier caso la falta de articulación a la altura del codo del muñeco hubiera hecho imposible que el “roncola” hubiera llegado a sus labios tímidamente esbozados.

Definitivamente yo era mucho más de Madelman, cuya variedad de oficios unido al detalle de sus trajes y complementos hacían volar mi imaginación a los lugares más recónditos.

Sea como fuere, tanto a los que eran de Click, como lo que éramos más de Madelman, estos muñequitos nos provocaban ganas de algo tan simple como jugar.

Ahora nos toca ser padres y comprobar horrorizados como nuestros hijos no saben divertirse si no tienen un aparato electrónico entre las manos y los ojos idiotizados sobre una pantalla de los más variados tamaños. En Estados Unidos se empieza a alertar sobre la importancia de los juegos tradicionales y se invita a los niños a conocerlos a través de páginas web. Teníamos claro que nuestro deber como padres era inculcarles valores y fomentar el estudio y el deporte. Ahora además tenemos que enseñarles a divertirse con muñecos, cromos, canicas y demás utensilios clásicos. ¿Alguien me puede ayudar a conseguir una colección de Madelman? A mí me gustaba el espeleólogo, el astronauta y el policía montada del Canadá.

Más de este autor

Espejito, espejito

38 años son demasiados para no bajarse del burro de la vida pública sobre todo si en el camino no hay un triste charco que nos haga de espejo.

Opinión

Más en El Subjetivo

David Mejía

Superliga

«Nadie se despide elegantemente de sus privilegios. Pero las soflamas marxistas, viniendo de quienes han vivido como reyes gracias a que el fútbol era el negocio más lucrativo de la Tierra, son cuestionables»

Opinión

Jordi Bernal

Una épica gris

«La ciudadanía necesita un proyecto político que cambie de opinión según los dictados de la realidad y que recupere para el odioso marketing político la actitud artesanal del ‘háztelo tú mismo’ punk»

Opinión

Pilar Marcos

Un espía en la alcantarilla

«La decisión política del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso de evitar a toda costa cierres totales e indiscriminados tiene así en el Vigía una herramienta científica de apoyo»

Opinión