Paco Segarra

Grapadoras volantes

Un servidor de ustedes ha practicado poco los llamados "deportes de riesgo". El único que se me da bien es fumar, y consigo marcas bastante aceptables. Hay uno, en cambio, que probé y del que salí ileso...

Opinión

Grapadoras volantes
Paco Segarra

Paco Segarra

Publicitario, escritor y empresario. Crea anuncios y colabora en varios medios.

Un servidor de ustedes ha practicado poco los llamados «deportes de riesgo». El único que se me da bien es fumar, y consigo marcas bastante aceptables. Hay uno, en cambio, que probé y del que salí ileso…

Un servidor de ustedes ha practicado poco los llamados «deportes de riesgo». El único que se me da bien es fumar, y consigo marcas bastante aceptables. Hay uno, en cambio, que probé y del que salí ileso, gracias a Dios y al señor director de este diario cuando todavía no era director de este diario. El deporte se llama: «invasión del despacho de la directora adjunta de un periódico de difusión nacional» -reconozco que la descripción es larga, pero los deportes de riesgo tienen estas cosas-. Relataré el asunto con la brevedad que me exigen aquí los tipos como el mencionado director, entonces reportero de investigación y otras zarandajas.

-¿Me acompañas al despacho de M.A.? -pregunta con aire inocente Itxu Díaz.
-Bueno -respondo- y luego nos tomamos algo, porque estos viajes me dan sed.

Recorridos los 124 metros que nos separaban del despacho de M.A., procedemos a entrar, empujando al famoso editor E.

-¡Eh! ¡Eh! ¡Eh! A la cola, que estaba yo primero… ¡Ah! ¡Ah! ¡Itxu! Me vienes al pelo. ¿Tienes el reportaje sobre el cantante Jjj…?
-¡Calla! -la voz de la señora M.A. sonó como un trueno e hizo temblar la foto trucada de Carlos Dávila colgada en la pared del despacho.
-No, yo venía -empieza Itxu- precisamente a preguntar cuándo narices tiene que estar el reportaje de Jua…
-¡Calla tú también!

Observar cómo M.A. se abalanzaba sobre un cenicero -lleno de colillas- con la sana intención de hacerlo volar, hizo que, prudentemente, me situase a la espalda de Itxu Díaz. El famoso editor E. suspiró y, para aclarar conceptos, dijo:

-Me refiero al reportaje sobre (nombre que no se puede pronunciar, pero que él pronunció).

La directora adjunta M.A., mujer amable y de sugerente belleza, mutó en cuestión de nanosegundos, transformándose en algo parecido al increíble Hulk, con un tono verde esmeralda muy favorecedor. Y al grito de «fuera los tres de mi despacho», empezó a lanzar objetos contundentes en línea de colisión con nuestras cabezas: grapadoras, ceniceros, bolígrafos, lámparas,… Huimos cuando se disponía a poner en posición de despegue el ordenador de sobremesa.

-Joder, se ha puesto hecha una furia.
-O dos… No lo entiendo.
-Es que (nombre que no se debe pronunciar) es gafe.
-Ah, ya. Tengo mucha sed, oye.
-Yo, también.

Post Scriptum: Esta escena, real como la vida misma, tuvo como protagonistas a Itxu Díaz, ya citado; a este servidor de ustedes; al editor Esparza y a la gentil Maite Alfageme. Y aconteció en el despacho de esta última, en la redacción de La Gaceta. He visto el nombre que no se puede escribir en este diario con ocasión de la muerte del cantante Junior (e.p.d.) y, como era previsible, se había colado una errata en el pie de foto. En fin, crucen los dedos…

Más de este autor

El imperio británico. El padre Kolbe. El terror

No voy a escribir sobre lo de Bruselas porque tendría que escribir también sobre todos los crímenes de la humanidad y sobre todos los terrorismos: el de Colombia, el de Venezuela, el de Cuba, el de Corea del Norte, el de los Estados Unidos de América. Un terrorismo este último de tipo pirata, que empezó con Francis Drake y así ha seguido, hasta hoy, con Churchill y Harry Salomon Truman y el holocausto atómico japonés, o el genocidio de Dresde y Colonia, esas masacres. Viene a ser que lo que comenzó la sanguinaria Isabel I degollando católicos y lo siguieron todos, incluso Gladstone y Disraeli, continúa hoy con los gringos: no es otra cosa el imperio yanqui más que la continuación hortera y cutre del Imperio Británico, aquel que, por lo menos en la metrópoli, conservaba unas formas y unos modales y unas modas y una hipocresía tan bien llevada: el esclavismo, la homosexualidad, el bestialismo o la coprofagia quedaban, of course, fuera de los salones victorianos, mientras Wilde se volvía loco, un poco.

Opinión

Defensa de las dictaduras

Al opositor ruso Boris Nemtsov se lo cargaron. Fue acribillado a balazos. Su hija dice que Rusia no es un país libre. Tiene razón. La cuestión es : ¿existe algo parecido a un país libre? ¿Ha existido alguna vez? Me temo que no. No hablo ya de los estados modernos, que son un balsámico sinónimo de lo que podríamos llamar «represión organizada», o quizás algo peor. En la democrática Grecia clásica, solo eran considerados seres humanos, y por consiguiente, como dirían Robespierre y Felipe González, «ciudadanos», los hombres libres. Las mujeres y los esclavos no pasaban de la categoría de cosas. No hablemos de la India o de China. No hablemos de las democracias occidentales.

Opinión

Más en El Subjetivo