The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

Homo Digitalis

Foto: Mike Blake | Reuters/File

El día que vi a mi vecina feminista y antisistema usar Tinder me di cuenta de que la revolución estaba perdida. Casi muerta y enterrada, coleando en foros virtuales.

El éxito de esta app es justamente el éxito del capitalismo: haber captado la intolerancia al fracaso de la generación más preparada de España (teníamos que comernos el mundo, pero llegó la crisis…), monetizando la necesidad, tan ancestral, de seguridad mediante una pantalla.

Con Tinder uno elige y descarta a sus pretendientes a través de fotos y desde el sofá de casa; sin pasar por la traumática experiencia de dar la cara ni sufrir por saber que te han rechazado como amante. La limitación, sin embargo, del mundo virtual es que no da la posibilidad de oler (las feromonas), oír la voz, tocar la piel, ni ver… Y, evolutivamente hablando, no han pasado suficientes años como para que el Big Data pueda sustituir el imperativo biológico de buscar a un candidato a través del mecanismo depurado del instinto, la carnalidad, y sí, también la afinidad intelectual.

La ex prostituta de lujo Valérie Tasso alertó en una entrevista de la virtualización del sexo y de una sociedad tan mojigata como hipersexualizada. Afirmaba que Tinder es una forma de consumismo a través de “una vitrina de cuerpos”.

El homo digitalis tiene quizás los instintos tan atrofiados que pronto veremos desaparecer el sexo de nuestras sociedades, o relegado a través de una pantalla. Una generación que teme el rechazo de carne y hueso, y encontrar el amor en plazas y calles, ¿cómo va a poder liderar ningún cambio?

Más de este autor

El inmovilismo de ERC

Nuestra colaboradora Laura Fàbregas analiza los movimientos –o la ausencia de los mismos– por parte de la política independentista catalana. Lo hace comparando ...

"Por mis cojones"

"Esta incapacidad de llegar al pacto también tiene esta variante testicular. Amigos míos muy sinceros que trabajan en ministerios me cuentan que a veces es 'exceso de testosterona', que imposibilita la resolución de conflictos"

Más en El Subjetivo

Sorprendente

Sánchez transmite la sensación de que no sabe para dónde tirar con tal de mantenerse en el gobierno … y que la Constitución le importa lo justo