Jose Manuel Yanez

¡Houston!, tenemos problemas

En el espacio exterior una máquina y una persona se comunican, manejan el mismo código, se entienden, casi “empatizan”. Aquí llevamos unos años ensayando con éxito de público -les apoyan en las urnas- experimentos de incomunicación permanente

Opinión

¡Houston!, tenemos problemas

En el espacio exterior una máquina y una persona se comunican, manejan el mismo código, se entienden, casi “empatizan”. Aquí llevamos unos años ensayando con éxito de público -les apoyan en las urnas- experimentos de incomunicación permanente

Y es que las ciencias adelantan que es una barbaridad. Han leído bien. En el espacio exterior una máquina y una persona se comunican, manejan el mismo código, se entienden, casi “empatizan” y cooperan en aras de la ciencia y el progreso. ¿A que acojona? A mí desde luego, porque algo tan obvio y fácil como es entenderse mediante el diálogo –en este caso mas complejo porque hablamos de hombre-máquina– parece de ciencia ficción, al menos en España y en Europa. Aquí en casa llevamos unos años ensayando con éxito de público (les apoyan en las urnas) experimentos de incomunicación permanente. Primero con un hombre que veía cosas raras, espejismos que nadie o casi, veía y encima trataba de explicárnoslo. Y nada oyes, que por mucho que le dijéramos que se le había ido la pinza, erre que erre. Y se estrelló y nos estrelló a todos. Se comunicaba con elocuencia pero lo hacía mediante un código que casi nadie salvo los “hooligans” entendían.

Pero el paroxismo del fracaso en la comunicación nos lo ha traído el hombre de las “chuches”. El que presumía de sentido común que todos íbamos a entender rápido, rápido, ha demostrado también que es imposible el diálogo. Monologa con una realidad que solo él y los suyos comparten. La mayoría no entendemos que nos quiera convencer de que vamos por el buen camino y que hay luz –que ironía señor- al final del túnel.

Les hago una propuesta: mandarlos a la mayoría a hacer puñetas al espacio exterior y que le cuenten el cuento a un androide. Engendros muy previsibles pero que a veces también se vuelven locos, un cortocircuito por ejemplo, y en esa tesitura les explicarían a los protagonistas de nuestra triste historia, clarito, clarito, que con las cosas de comer no se juega y que fallos de comunicación son inadmisibles y que por menos de eso a alguno le puede explotar el chiringuito. Pongamos que hablo de España.

Más de este autor

Blanco y negro

Lo peor de todo es que si el Sistema sigue abusando de nosotros, teñiremos de negro su arcadia blanca. Los ¿ciudadanos? estamos funcionando con código negro de presente hostil. Para nosotros su blanco es alucinógeno

Opinión

Catalanes, ¿un corte de mangas?

Llegado el momento de votar, el sentido común impediría a la mayoría social catalana seguir a esos “bocachanclas” que juegan con el futuro del pueblo al que dicen amar

Opinión

Más en El Subjetivo

Jordi Bernal

Un chiste malo

«Instalados en la más áspera de las simplezas, la pareja de baile solo tiene en mente evitar el pisotón del otro»

Opinión

Andrea Mármol

En Cataluña han dado una medalla

«Tres años después, en Cataluña gobiernan los mismos que alentaron la protesta violenta del 20-S y reivindican la inocencia de quienes quisieron pasar por encima de servidores públicos como ella para pasarnos después a todos por encima»

Opinión