Javier Quero

Humor en defensa propia

Exhibo en mi escaparate de la corrala digital un lema de esos que igual sirve como síntesis de una vida que como muestra de un estado de ánimo. La actualidad me ataca y el humor me rescata, reza mi ocurrencia. El aforismo es un remedo del pensamiento del genial Eloy Arenas que recomienda reírse aunque sea en defensa propia.

Opinión

Humor en defensa propia
Javier Quero

Javier Quero

Español. Periodista. Humorista. Ilustrador. Fundador de creActivos. Observador estupefacto. Superviviente.

Exhibo en mi escaparate de la corrala digital un lema de esos que igual sirve como síntesis de una vida que como muestra de un estado de ánimo. La actualidad me ataca y el humor me rescata, reza mi ocurrencia. El aforismo es un remedo del pensamiento del genial Eloy Arenas que recomienda reírse aunque sea en defensa propia.

Nuestras vidas han cambiado con las muertes provocadas en nombre de Alá en París. Permanecemos en estado de alarma desde entonces. La jauría terrorista ha logrado su primer objetivo: sembrar el pánico. Difícil es tornar la mueca de espanto en sonrisa. Imposible, seguramente. No obstante, el sentido del humor se me antoja, además de un bálsamo, una respuesta inteligente ante el fanatismo, que es la manera violenta con que se manifiesta la ignorancia.

Durante la redada que mantuvo Bruselas sitiada, la Policía solicitó a la población que se abstuviera de tuitear mensajes que pudiesen aportar pistas a los criminales, escondidos como ratas. La respuesta ciudadana fue una marea de tuits con los gatos como protagonistas. Fotos y comentarios sarcásticos sobre mininos se apoderaron de la red sin que Antonio Burgos tuviese que ver en el asunto. Los belgas atendieron el ruego de discreción, cosa imposible en España, donde, en defensa de la libertad de expresión, habríamos desvelado los movimientos policiales hasta en la hoja parroquial, me temo. El caso es que como gesto de gratitud, y tirando de un fino sentido del humor, las fuerzas de Seguridad respondieron con la imagen de un plato con comida para gatos y el mensaje: “para los gatos que nos ayudaron ayer… ¡sírvanse!”

Cuentan que cuando el pelotón de fusilamiento republicano estaba a punto de asesinar a Muñoz Seca, éste se dirigió a sus verdugos advirtiéndoles: “podéis quitarme todo, mi familia, la libertad y hasta la vida, pero hay algo que no podéis quitarme: el miedo que tengo”. Humor para tiempos de zozobra.

Contexto

    Más de este autor

    El carnaval de los pactos

    Pedro Sánchez, el político con más vetos que votos, es la nueva reina del carnaval. En la chirigota de los pactos, la habilidad para cambiar de disfraz es vital. De ahí que el líder socialista tiña de naranja las líneas rojas que le separaban de Ciudadanos, y lo que eran «las derechas» se transformen en «los derechos». Más complejo es lograr una máscara del agrado de Podemos, cuyos dirigentes sospechan que Sánchez pretende ponerse morado con acuerdos en blanco para superar su marrón. Y así ocurre, que le sacan los colores. Por alcanzar la investidura, Sánchez cambia su vestidura y falla como en los Goya, donde apostó por la indumentaria informal y se encontró con Iglesias dentro de un smoking que le venía como el cargo de vicepresidente, muy grande.

    Opinión

    Aquellos reyes

    Éramos niños ilusionados. Esperábamos a los reyes sin tener pajolera idea de lo que representaba la monarquía. Escribíamos cartas antes de que las nuevas tecnologías liquidaran la correspondencia en papel. Pedíamos regalos con la amenaza constante de descubrir en los zapatos un pedazo de carbón, sin considerar la relación de tal mineral con la crisis energética. Acudíamos a la cabalgata a pesar del riesgo de perder un ojo alcanzado por un proyectil con forma de caramelo, lanzado con muy mala leche desde carrozas, cuando tal nombre aún no se aplicaba a los venerables ancianos. Preparábamos viandas para los monarcas y sus camellos, que por aquel entonces sólo eran animales con joroba y no comerciantes furtivos de sustancias ilegales. Y la noche del 5 de enero caíamos en un sueño inquieto deseando un amanecer temprano.

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Luis Arenzana

    From Pandemic to Pandemonium

    «We strongly believe the Pandemic will extend Government influence to most formerly private enterprises because politicians will not be able to contain their desire for this second opportunity at grabbing more power and control over the means of production»

    Opinión

    David Mejía

    Compañero de naufragio

    «Sabemos que no son las creencias las que deciden el voto, sino el voto el que decide las creencias, que nos movemos a ciegas por una meseta incierta»

    Opinión