Matias Costa

Iconos

¿Por qué una foto entre millones termina convertida en icono? Lo desconozco, y para ser sincero, prefiero que siga perteneciendo al terreno de lo mágico, como el destino, el azar y el amor.

Opinión

Iconos

¿Por qué una foto entre millones termina convertida en icono? Lo desconozco, y para ser sincero, prefiero que siga perteneciendo al terreno de lo mágico, como el destino, el azar y el amor.

Hay imágenes que quedan grabadas en la memoria colectiva como iconos de una época. Son fotografías que sintetizan cadenas de acontecimientos, líneas de pensamiento o fenómenos inesperados, impactos visuales que superan la mera función informativa o descriptiva para trascender a su momento y lugar y servir de referencia histórica para futuras generaciones. A esta naturaleza pertenecen fotos como la que Alberto Korda tomó del Che Guevara, dando lugar sin saberlo a la estampa más reproducida de la historia, o el miliciano republicano muriendo en combate que Robert Capa fotografió en la Guerra Civil española, o más recientemente, la fotografía amateur que mostraba al detenido Satar Jabar, siendo torturado por soldados norteamericanos en la cárcel iraquí de Abu Ghraib.

Las imágenes que se están produciendo estas últimas semanas en el enclave fronterizo de Melilla pertenecen en mi opinión a esta categoría de metáforas visuales que aglutinan en una representación simbólica un momento complejo y cargado de significados de la historia de la humanidad. Es notable cómo en un período de desbordamiento gráfico, en el que consumimos muchas más imágenes de las que somos capaces de procesar, algunas fotografías queden registradas de este modo tan inequívoco y universal en la conciencia global. A mi modo de ver es una característica de este medio expresivo que otros medios no comparten: su capacidad de conmover intensamente y generar procesos de identificación inmediata en todos nosotros. ¿Por qué una foto entre millones termina convertida en icono? Lo desconozco, y para ser sincero, prefiero que siga perteneciendo al terreno de lo mágico, como el destino, el azar y el amor.

Más de este autor

La novia fiel

Puede que no sea lo más acertado que una aerolínea a la que recientemente se le han estrellado dos aviones plantee la cuestión, pero a mi me parece una pregunta pertinente. ¿Qué quiero hacer yo antes de morir? No olvidarme de vivir.

Opinión

Atrezzo

En realidad la vida ocurre en un mismo lugar, lo que cambia es el atrezzo. Digamos que el decorado en el que se lleva a escena nuestra existencia no cambia mucho, incluso si no dejamos de viajar, el plató es una proyección mental, una extensión de uno mismo y sus circunstancias.

Opinión

Más en El Subjetivo

Jordi Bernal

Comité de expertos

«Tal como han ido las cosas, sería hasta comprensible que en diez días el ministro Illa se presente puntual a su comparecencia ante los medios acompañado por un grupo alborotado de simpáticos chimpancés con batas blancas»

Opinión

Aloma Rodríguez

La invención del cine

«Lo que los Lumière inventaron y lo que echamos de menos ahora no son solo las películas, sino esa especie de rito laico e individual que, en cambio, funciona en conjunto, o funciona también en conjunto»

Opinión