Jorge San Miguel

Identidades enroscadas

Màxim Huerta acaba de contar en una entrevista que su nombre se lo puso, mucho años después de bautizado, algún clérigo de la cadena autonómica valenciana de televisión. Convirtieron al entonces joven Máximo Huerta, de Utiel, en Màxim “por hacer país”; un poco como en versión a lo Berlanga –o Vizcaíno Casas– de la escena en que el joven Vito Andolini recibe su nombre para la posteridad de un funcionario perezoso en la isla de Ellis.

Opinión Actualizado:

Identidades enroscadas
Foto: EFE

Màxim Huerta acaba de contar en una entrevista que su nombre se lo puso, muchos años después de bautizado, algún clérigo de la cadena autonómica valenciana de televisión. Convirtieron al entonces joven Máximo Huerta, de Utiel, en Màxim “por hacer país”; un poco como en versión a lo Berlanga –o Vizcaíno Casas– de la escena en que el joven Vito Andolini recibe su nombre para la posteridad de un funcionario perezoso en la isla de Ellis.

Desde hace un par de siglos, siempre hay un funcionario que toma nota, y si actúa solo por impaciencia o pereza podemos darnos por satisfechos. Los fanáticos y los tontos trabajadores son inagotables. A Eric Hobsbawn, que tanto escribió sobre nacionalismos y tradiciones ficticias, también lo apellidó un funcionario con mal oído para los idiomas, que convirtió el Hobsbaum de su padre, judío polaco, en la versión hoy canónica. A veces los clérigos logran incluso lo contrario de lo que pretende; como aquellos funcionarios de la monarquía Habsburgo que consiguieron meterle en la cabeza a croatas, serbios, checos, eslovacos, italianos, rumanos, polacos, rutenios, húngaros, eslovenos y alemanes que eran todas esas cosas antes que súbditos del emperador, al obligarles a adoptar casillas lingüísticas en el censo.

Al otro lado del mundo, los esfuerzos por encajar la realidad de las identidades en categorías discretas también pueden salir por la culata. Después de los atentados de Christchurch, a una doctora se le ocurrió promover que las neozelandesas saliesen a la calle con velo en muestra de solidaridad con la comunidad musulmana; y así lo hicieron muchas, de la primera ministra Ardern abajo. Es fácil entender el impulso empático que mueve a una persona a un gesto como este. Pero también es lícito preguntarse en qué lugar deja esto a las mujeres musulmanas que, dentro y fuera del orbe islámico, rechazan llevar prendas similares, a veces a un gran coste. Karima Benounne recordó el ejemplo de Nasrin Soutudeh, emblema de la protesta contra el velo de las mujeres de Irán, y que puede acabar arrostrando un año de cárcel. Tampoco faltó quien acusara a las neozelandesas de orientalismo, que es una acusación que siempre queda bien.

En España nos hemos acostumbrado tanto a la metonimia estos cuarenta años que lo de Màxim ha pasado sin pena ni gloria. Recordemos que en el otoño del 17, mientras daban un golpe de Estado en el Parlament y la mitad de los catalanes estaba a punto de quedarse sin derechos de ciudadanía, o de tener que largarse de su tierra, hubo también en Madrid quien salió a la calle a pedir diálogo con “los catalanes”. Afortunadamente nadie tuvo la ocurrencia de fotografiarse con barretinas; pero no debió de ser tanto por sentido del ridículo, ni menos aún por republicanismo, como porque, después de décadas de matraca nacional, quien más quien menos ya todos llevamos la boina incrustada por dentro del encéfalo.

Más de este autor

Animación suspendida

«El recurso de la animación suspendida se está aplicando con fruición en el país desde hace unas temporadas»

Opinión

Liturgias

«Un amigo que anduvo un tiempo intentando iniciarse me contó que en España hay dos logias, como para todo: la de derechas y la del PSOE. Si asomasen por España los anarquistas de Chesterton ya sabemos cómo iba a acabar la cosa»

Opinión

Más en El Subjetivo

Joaquín Jesús Sánchez

Los lloricas

«Seguro que ahora, el buen timonel de la transición estará apenado, sentado en la casa opulenta de algún amigacho, pensando en que los «menores de 40 años solo lo recordarán como el de Corinna, el del elefante y el del maletín». Podría ser peor, majestad, pero es que no nos dejan»

Opinión

Cristina Casabón

Contra la tiranía identitaria, humor

«El humor es lo contrario a la cultura de la indignación, o cancel culture; si nos preocupáramos menos por nuestras identidades o por estar creando universos morales, podríamos ser más libres y escépticos. ‘Woke’ es un libro de humor unido a una ironía feroz sobre el mundo identitario»

Opinión