Eugenio Fouz

If

¿Quién no ha soñado alguna vez en su vida con irse a vivir a una isla? Yo sí que lo he soñado. Varias veces. Me gustaría escaparme lejos de aquí, de esta sociedad ruidosa y acelerada, de la maldad y de la guerra inventada por unos pocos. Querría olvidar los bombardeos de titulares y noticias que destapan la crueldad humana. Llámeme cobarde, pero creo que ahora mismo huiría como un prófugo de la injusticia.  

Opinión

If
Eugenio Fouz

Eugenio Fouz

Netizen poet & blogger; profesor de Inglés. Soy twitter-adicto.

¿Quién no ha soñado alguna vez en su vida con irse a vivir a una isla? Yo sí que lo he soñado. Varias veces. Me gustaría escaparme lejos de aquí, de esta sociedad ruidosa y acelerada, de la maldad y de la guerra inventada por unos pocos. Querría olvidar los bombardeos de titulares y noticias que destapan la crueldad humana. Llámeme cobarde, pero creo que ahora mismo huiría como un prófugo de la injusticia.  

La montaña de la fotografía y el trocito de mar que acaricia esa playa vacía reflejan el espíritu de libertad de un tipo de náufrago voluntario con el que yo me identifico. En un país lejano del continente americano ofrecen empleo a quienquiera que se atreva a viajar hasta aquel lugar. Al parecer, ya han recibido más de tres mil quinientas solicitudes, lo cual me hace pensar que lograr el puesto no iba a ser fácil. De todos modos, me aventuro en la franja blanca horizontal de la bitácora universal con estos dedos míos soñadores mientras googleo: “isla del Cabo Bretón”. La promesa de tierra, trabajo y bienestar viene de gente conocida por su hospitalidad con el extranjero y de la que se dice que no acostumbra a cerrar la puerta de sus casas. En el mundo existen sitios como Canadá que respetan el medio ambiente, cuidan sus bosques y tratan de forma exquisita a la gente.

No me asusta la soledad intensa y fría de una larga travesía por aguas atlánticas. Los canadienses de aquella isla de Nueva Escocia han bautizado Inverness a una ciudad que la magia de la literatura enlaza con el monstruo del lago Ness y este pequeño detalle me devuelve a Europa y a mi vida. Otra isla me espera. Soy el prisionero de la isla de If.

Más de este autor

Dejen salir antes de entrar

Los últimos días de clase, justo antes de empezar las vacaciones de verano, lo normal era volver a casa soñando despierto. Uno escribía sus planes sin necesidad de bolígrafo sobre las páginas en blanco de los meses de julio y agosto. Estos dos meses eran los meses más largos del año. La mayoría de los chavales de mi edad sabía que vería a Tarzán en la pantalla, pasaría una temporada en la playa, se aburriría a ratos, jugaría a la Oca y al Parchís y lograría ser más o menos feliz.

Opinión

Letra cursiva

“Puedo escribir los versos más tristes esta noche”. Puedo escribir como si fuera el poeta chileno y dejar caer una estrella fugaz a su lado. Puedo afirmar que sé lo que significa estar enamorado porque, por extraño que parezca, Neruda en este poema habla de amor y desamor (que en el fondo son una misma cosa). Podría, en fin, reproducir líneas enteras de firmas ajenas y hacer creer al lector no cultivado que la disposición maestra de las palabras era mía. Mi memoria me mima.

Opinión

Más en El Subjetivo

Ferran Caballero

Prefiero el apocalipsis

«Deben convencernos de que esta vez no funcionarían las cosas que hasta ahora siempre han funcionado y que parecen muy de derechas y que ahora son necesarias medidas del todo innovadoras y sin precedentes, que en realidad se parecen sospechosamente a las medidas, de antiguo fracasadas, de sus antiguos y fracasados referentes ideológicos»

Opinión

Cristina Casabón

Curillas posmodernos

«Nos piden que adoptemos un imperativo moral basado en una ideología victimista para alcanzar la “justicia social”, sembrando prejuicios sobre la identidad intransferible de los individuos»

Opinión