Ricardo Dudda

Incentivos para la antipolítica

"El bloqueo político no se explica con la fragmentación o cambios en la sociedad española sino con la mediocridad"

Opinión

Incentivos para la antipolítica
Foto: Erich Gordon
Ricardo Dudda

Ricardo Dudda

Periodista y miembro de la redacción de Letras Libres, columnista en El País y autor de "La verdad de la tribu". La corrección política y sus enemigos.

Durante años descartaba las generalizaciones sobre la clase política. Cuando alguien que “todos son iguales” le advertía de que la antipolítica no era la solución, que era el camino hacia el populismo. Había que entender los incentivos de los políticos. Las luchas de poder eran una competición virtuosa que beneficiaba a la democracia. La mediatización de la política era un efecto de nuestra posmodernidad. 

El discurso de los incentivos era un calmante y un parche. Servía para ver la política solo como superficie. Los politólogos que llegaron al debate público para introducir el empirismo acabaron vendiendo una visión esterilizada. Había que analizar los intereses; la política no podía analizarse desde la moral. Un referéndum ilegal o un golpe parlamentario eran un reflejo de unas luchas de poder entre diversos actores. Unas declaraciones ofensivas sobre la mitad de la población eran una estrategia para movilizar a los tuyos. El intento de ir más allá de este análisis corría el riesgo de acercarnos a la antipolítica. 

Pero la antipolítica es un hoy un oxígeno necesario. Los líderes de los 5 principales partidos españoles son ejemplo de un fracaso generacional. El bloqueo político no se explica con la fragmentación o cambios en la sociedad española sino con la mediocridad. El político modelo hoy es un influencer que coloca temas en la agenda y se dedica a la guerra psicológica. ¿Hay incentivos para ello? Todos los del mundo. Pero uno debería exigir a la política algo de voluntad por cambiar esos incentivos. El discurso de los incentivos suena a menudo como el del fundamentalismo del mercado: no se puede hacer algo por culpa de la “economía”. 

No es lo mismo esto que pedirle cosas a la política que no puede ofrecer. Es la receta populista: rescatar la autoestima, aspirar a una democracia “auténtica”, conectar al pueblo con su líder. Los ciudadanos deberíamos pedir a los políticos (y esto suena a cliché) que no se dediquen exclusivamente a reaccionar ante la realidad sino que también hagan algo por intentar cambiarla. 

Más de este autor

Penitencia blanca

«Nada gusta más a un progresista blanco estadounidense que sentirse culpable. Al sentirse culpable, puede expiarse, normalmente en público»

Opinión

Echenique y Escrivá

«El verdadero logro es de José Luis Escrivá, el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, que desde el principio fue consciente de la necesidad de que la medida aguantara, que no fuera exclusivamente una medida de propaganda y una carta de presentación del Gobierno»

Opinión

Más en El Subjetivo

Jaime G. Mora

Las transiciones del rey

«¿Será Juan Carlos el rey que lideró la transición de una dictadura a una democracia, el que la aseguró el 23-F, y al mismo tiempo el rey que facilitó la transición de una monarquía parlamentaria a una república?»

Opinión

Daniel Capó

Hijos de la ira

«Las estatuas nos juzgan con sus ojos. Nos miran y nos observan sin decir nada, calladas como una sombra que pesa sobre nuestras conciencias»

Opinión