The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

Inestables

La pregunta que me hago ¿Qué pasa cuando de la amistad pasamos al odio? ¿Se reprograma nuestro mapa genético de nuevo? ¿Somos estables en algún momento?

“Los misterios del señor son insondables”, como rezan los viejos algoritmos de la fe cristiana. Pero es que está claro que en la naturaleza hay mucha magia por descubrir, y que la batalla vertiginosa de la ciencia nos deja pasmados a diario, y apabullados por la extrema cantidad de información que se genera continuamente, de la mano compañera también de la tecnología, que nos ha ayudado a multiplicar la rapidez de los resultados en la investigación.

Pero es que cuando flipamos de verdad es cuando se descubren explosiones científicas
de la mano de la insondable naturaleza humana. Y es que los misterios que entraña nuestro inutilizado cerebro y nuestro galimatías genético, hacen temblar a la tierra cuando aparece nueva información.

Y es que resulta que un estudio realizado por científicos de la Universidad de California (UC) en San Diego y de la Universidad de Yale (EE UU), desvela que los amigos sin relación de parentesco comparten similitudes genéticas. “Mirando a través del genoma nos encontramos que, por término medio, somos genéticamente similares a nuestros amigos”, señala James Flower, profesor de genética médica y ciencias políticas de la UC y coautor del trabajo, quien subraya: “Tenemos más ADN en común con los amigos que escogemos que con los extraños de nuestra localidad”.

La noticia de cómo nos agrupamos por afinidades, intereses, pasiones o temperamentos contrarios, parece que tiene una letra pequeña escrita en el genoma, pero la pregunta que me hago ¿Qué pasa cuando de la amistad pasamos al odio? ¿Se reprograma nuestro mapa genético de nuevo? ¿Somos estables en algún momento?

Más de este autor

La resistencia

En esta maraña de locura en que la filosofía dominante es “Sálvese quien pueda” podemos presenciar ojipláticos cualquier tipo de barbaridad, ...

Más en El Subjetivo