Laura Calonge

Infidelity Leaks

Era tan sólo cuestión de tiempo que un caramelo tan goloso como dejar en paños menores a millones de infieles con una doble vida se hiciera realidad. Se abrió la caja de Pandora que contenía los datos personales de todos los usuarios que - ¡ingenuos ellos!- habían facilitado por propia voluntad. Desconfiaron de la huella de su smartphone pero confiaron sus datos a una web de infidelidades que ha resultado ser tan discreta como el coro de “Sálvame”.

Opinión

Infidelity Leaks
Laura Calonge

Laura Calonge

#Comunicación digital. #Escritora y Fotógrafa especializada en temas sociales y patrimonio #cultural. También publico en @Neupic, Grupo Zeta y Planeta.

Era tan sólo cuestión de tiempo que un caramelo tan goloso como dejar en paños menores a millones de infieles con una doble vida se hiciera realidad. Se abrió la caja de Pandora que contenía los datos personales de todos los usuarios que – ¡ingenuos ellos!- habían facilitado por propia voluntad. Desconfiaron de la huella de su smartphone pero confiaron sus datos a una web de infidelidades que ha resultado ser tan discreta como el coro de “Sálvame”.

37 millones de infieles. Dos suicidios confirmados por la policía. Crisis familiares y divorcios en marcha. Reputaciones a las que se les ha caído la primera sílaba. Un mapa de la infidelidad a escala mundial, en cifras y en datos. El escándalo del hackeo de la web canadiense “Ashley Madison” ha generado una ola de pánico mundial que ríete tú de aquella Glenn Close que convirtió en un infierno la vida marital del infiel Michael Douglas en “Atracción fatal”.

Era tan sólo cuestión de tiempo que un caramelo tan goloso como dejar en paños menores a millones de infieles con una doble vida se hiciera realidad. Se abrió la caja de Pandora que contenía los datos personales de todos los usuarios que – ¡ingenuos ellos!- habían facilitado por propia voluntad. Desconfiaron de la huella de su smartphone pero confiaron sus datos a una web de infidelidades que ha resultado ser tan discreta como el coro de “Sálvame”. La filtración de datos es como una hemorragia que no cesa y nos descubre un mapa del infiel que tampoco nos sorprende: mayoría de hombres y concentrados en grandes ciudades. Las primeras respuestas de personajes públicos suenan a excusa adolescente: que si alguien les usurpó la identidad y se registraron utilizando cuentas de correo con su mismo nombre, otros que se registraron haciendo el idiota con un grupo de amigos (formado por padres de familia, ¡qué diversión señores!) y muchos ya van pensando qué inventarse mientras hacen las maletas.

“The Impact Team”, el grupo de hackers responsables de tener a tanto infiel pendiente de un hilo, ya acusó las maneras de proceder de la ya famosísima web creada por Noel Biderman, donde darse de baja era un proceso previo pago para que el interesado pudiera desaparecer de su lista de usuarios. Estos amantísimos esposos y esposas, padres y madres de familia, adalides de la fidelidad y de la virginidad van a tener difícil el derecho al olvido de sus calentones digitales, pero sobretodo difícilmente van a olvidar el día que su carnet de infiel quedó al descubierto. Si algo nos ha enseñado el hackeo a “Ashley Madison” es que no sólo los escándalos de estados y celebrities pueden salir a la luz. También las miserias tuyas, mías y las del vecino del quinto pueden ser igual de apetecibles.

Más de este autor

La turista cuántica

En estos tiempos complicados que vivimos, con políticos corruptos y noticias manipuladas, la noticia de una “Wally” keniana de turismo en China con fotomontajes cutres, tiene su punto tierno. Partiendo de la Muralla China, Sevelyn ha llegado a Hollywood e incluso al espacio, toda mona ella, a través de las redes sociales. Con el hashtag #whereissevegatsnow, los fotomontajes disparatados de esta keniana soñadora la han llevado de paseo aquí y allá. Ni debió imaginarse a dónde la llevaría su idea de viajar vía Photoshop, a falta de medios para hacerlo realidad.

Opinión

La sociedad del cansancio

Cuando creíamos que lo habíamos visto todo ­-personas que se casan con perros, con su muñeca de silicona, o incluso con una pizza­-, nos llega el no va más desde Japón. El país donde se podían comprar bragas usadas en máquinas expendedoras, ahora ha lanzado las bodas sin novio. Bodas individuales, sí.

Opinión

Más en El Subjetivo

Beatriz Manjón

Quince minutos de anonimato

«No hemos conseguido hacer de la vida virtual una existencia más alentadora que la real. También hay curvas, odiadores, lemas huecos, descontroladas olas virales y poca sesoprevalencia»

Opinión

Enrique García-Máiquez

El don de la oportunidad

«No pasa de ser una muestra más de los muchos actos de solidaridad y cariño que ha producido esta epidemia. Hasta ahí, normal. Lo malo fue cuando mi mujer preguntó a mi hijo si él había escrito una carta. Sí, claro, y se la sabía de memoria, anunció orgulloso. Era breve, pero contundente: ‘No os preocupéis de ir al Cielo, que arriba está Dios’».

Opinión

Jordi Bernal

El mal menor, dicen

«Sorprende que los representantes de Vox, que se llenan la boca con la nación y su fanfarria, se tomen tan a la ligera la Cámara de la representación de la soberanía nacional»

Opinión