Laura Fàbregas

Inocencia

Parecerá un topicazo, pero una de las cosas más importantes en la vida es no olvidar el niño o niña o transgénero --¡que nadie se ofenda!-- que llevamos dentro. No perder la curiosidad ni las ganas de jugar. Cuando todo nos parece conocido y aburrido, conservar esa inocencia de la niñez ayuda a ver el mundo de una forma virgen, sin el ruido mediático y popular al que somos sometidos. Tampoco sin ser (tan) víctimas de nosotros mismos. De nuestra experiencia o prejuicios.

Opinión

Inocencia
Foto: Manuel Carretero
Laura Fàbregas

Laura Fàbregas

Vivo entre Madrid y Barcelona. En tierra de nadie. Me interesan las causas incómodas. Pero lo importante no es lo que se dice sino lo que se hace.

Parecerá un topicazo, pero una de las cosas más importantes en la vida es no olvidar el niño o niña o transgénero –¡que nadie se ofenda!– que llevamos dentro. No perder la curiosidad ni las ganas de jugar. Cuando todo nos parece conocido y aburrido, conservar esa inocencia de la niñez ayuda a ver el mundo de una forma virgen, sin el ruido mediático y popular al que estamos sometidos. También sin ser (tan) víctimas de nosotros mismos. De nuestra experiencia o prejuicios.

El sábado fui a ver El sermón del bufón, de Albert Boadella, que explica su recorrido artístico entre Albert y Boadella. Entre el niño y el viejo artista. El autor aparece sobre el sobrio escenario y desdobla su personalidad para reflejar esas contradicciones entre el chaval indómito que hacía un arte grotesco y el hombre reflexivo en el que se ha convertido.

Boadella conserva muchas cosas de Albert, una de ellas es que sigue hablando sin filtros de todo lo que considera “mariconadas” o directamente “una mierda” en el arte. Y en la vida. Caiga quien caiga.

Hay otras grandes obras que reflejan esta infancia perdida. Ciudadano Kane y su “rosebud”. El chico era feliz con su familia y su trineo, pero su condición de rico heredero le hace convertirse en un mangante de la prensa, las finanzas y la política. Perdiendo su corazón e inocencia en el camino.

La obra de Boadella son las memorias no escritas de un artista de 73 años que sigue albergando un niño en su interior o un bufón, pero no un Peter Pan. Porque el mayor ridículo para los que tenemos la cabeza amueblada es envejecer sin madurar.

Más de este autor

Monedero y el pueblo

«Ya sabemos que el hombre, en masa, es más parecido a un chimpancé que a un ser racional»

Opinión

Más en El Subjetivo

Anna Grau

Corona y espinas

«Afirmaba el bueno de Bagehot que un sistema o entramado constitucional, para funcionar como Dios manda, requiere de una parte ‘digna’ y de una parte ‘eficiente’».

Opinión

Aloma Rodríguez

Agosto y una biblioteca

«Por contaminación con el periodismo, tiene aire de ser histórico, tal vez el fin de una época; pero desde dentro todo parece apacible y hasta hay una agradable brisa»

Opinión

José Antonio Montano

Solución de leyenda

«El juicio de la historia será positivo, incuestionablemente. Posibilitó la democracia en España, que vivió en paz y prosperidad durante su reinado. Le gustaron además las mujeres y el dinero»

Opinión