Laura Fàbregas

Inocencia

Parecerá un topicazo, pero una de las cosas más importantes en la vida es no olvidar el niño o niña o transgénero --¡que nadie se ofenda!-- que llevamos dentro. No perder la curiosidad ni las ganas de jugar. Cuando todo nos parece conocido y aburrido, conservar esa inocencia de la niñez ayuda a ver el mundo de una forma virgen, sin el ruido mediático y popular al que somos sometidos. Tampoco sin ser (tan) víctimas de nosotros mismos. De nuestra experiencia o prejuicios.

Opinión

Inocencia
Foto: Manuel Carretero
Laura Fàbregas

Laura Fàbregas

Vivo entre Madrid y Barcelona. En tierra de nadie. Me interesan las causas incómodas. Pero lo importante no es lo que se dice sino lo que se hace.

Parecerá un topicazo, pero una de las cosas más importantes en la vida es no olvidar el niño o niña o transgénero –¡que nadie se ofenda!– que llevamos dentro. No perder la curiosidad ni las ganas de jugar. Cuando todo nos parece conocido y aburrido, conservar esa inocencia de la niñez ayuda a ver el mundo de una forma virgen, sin el ruido mediático y popular al que estamos sometidos. También sin ser (tan) víctimas de nosotros mismos. De nuestra experiencia o prejuicios.

El sábado fui a ver El sermón del bufón, de Albert Boadella, que explica su recorrido artístico entre Albert y Boadella. Entre el niño y el viejo artista. El autor aparece sobre el sobrio escenario y desdobla su personalidad para reflejar esas contradicciones entre el chaval indómito que hacía un arte grotesco y el hombre reflexivo en el que se ha convertido.

Boadella conserva muchas cosas de Albert, una de ellas es que sigue hablando sin filtros de todo lo que considera “mariconadas” o directamente “una mierda” en el arte. Y en la vida. Caiga quien caiga.

Hay otras grandes obras que reflejan esta infancia perdida. Ciudadano Kane y su “rosebud”. El chico era feliz con su familia y su trineo, pero su condición de rico heredero le hace convertirse en un mangante de la prensa, las finanzas y la política. Perdiendo su corazón e inocencia en el camino.

La obra de Boadella son las memorias no escritas de un artista de 73 años que sigue albergando un niño en su interior o un bufón, pero no un Peter Pan. Porque el mayor ridículo para los que tenemos la cabeza amueblada es envejecer sin madurar.

Más de este autor

La envidia

«No hay duda de que el paso del tiempo y el mal envejecer puede acabar con la reputación de muchos»

Opinión

Qué bien no ser así

«Si los partidos recurren tanto a Twitter, con ejércitos de bots incluidos, es para intentar modelar la opinión pública en función de su agenda política»

Opinión

Más en El Subjetivo

Anna Maria Iglesia

Los diarios de mujeres: confinamiento y transgresión

“Cuanto me alegra escapar, para venir a mi página libre” escribía Virginia Woolf el 9 de noviembre de 1939 en su diario, que había comenzado en 1915 y que redactaría hasta el final de sus días, hasta que el 28 de marzo de 1941 decidiera quitarse la vida en las aguas del río Ouse. Escrito […]

Zibaldone