Rafael Palacios

¡Investíguense a ustedes mismos!

¿Acaso no recuerdan lo rápido que se acabó con ETA cuando Aznar firmó el famoso acuerdo de las Azores con Bush y Blair? ¡Fue tan sencillo como “cortar las vías de financiación” y cancelar sus cuentas!

Opinión

¡Investíguense a ustedes mismos!

¿Acaso no recuerdan lo rápido que se acabó con ETA cuando Aznar firmó el famoso acuerdo de las Azores con Bush y Blair? ¡Fue tan sencillo como “cortar las vías de financiación” y cancelar sus cuentas!

Qatar, Arabia Saudita, Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Emiratos Árabes: los mismos países que han financiado, entrenado y armado a estas hordas “islámicas” ahora prometen acabar con esos mismos ejércitos porque “les amenazan”.

Si hubiera un Premio Nobel al absurdo, sin duda que esta verdadera “amenaza fantasma” se llevaría el Gran Premio.

Imbuidos de una repentina vena justiciera, los poderes máximos de esta decadente civilización prometen acabar con este nuevo virus dondequiera que se encuentre, y los últimos rumores señalan que podrían haberse coaligado con los narcos mexicanos. ¡Uy, qué miedo! [El Mal parece reunirse aunque su misión no tenga nada que ver: ¿recuerdan ustedes que en tiempos se llegó a hablar incluso de un acuerdo entre Al Qaeda y ETA? ¿No será, más bien, que en realidad tienen el mismo amo? Así se explicarían estas “uniones contra natura”?].

Bueno, pues qué tal si empiezan por investigarse a sí mismos; qué tal si investigan las cuentas bancarias de donde ha salido el dinero para pagar a estos mercenarios. ¿Acaso no recuerdan lo rápido que se acabó con ETA cuando Aznar firmó el famoso acuerdo de las Azores con Bush y Blair?

¡Fue tan sencillo como “cortar las vías de financiación” y cancelar sus cuentas!

Si era tan fácil, ¿por qué no lo hicieron antes?

Pues el mismo razonamiento debería aplicarse a este fantasmal “ejército islámico”: si se quiere acabar con él, que vayan a las cuentas bancarias de los cuales sale el dinero para pagarlos.

Y ya de paso, por favor, que los propios musulmanes denuncien públicamente a las mezquitas e imams que están lavando el cerebro a este incesante flujo de fanáticos. Ellos son los autores intelectuales de esta barbarie.

Ah, por cierto: ¿sabían ustedes la manera como el Mossad se autodenomina cuando se comunica con la CIA?

“Israeli Secret Intelligence Service”?

Es decir, ¡ISIS!

Más de este autor

Prohibido ganar esta guerra

El problema es que ese enemigo está protegido por aquellos que los deberían combatir como ha sido demostrado por los documentos de Edward Snowden y un sinfín de declaraciones de militares y ex agentes de inteligencia norteamericanos.

Opinión

El Ser Humano juega a ser Dios

En este comienzo del siglo XXI estamos asistiendo a una involución de la especie humana a conductas que creíamos superadas como las decapitaciones, el robo de mujeres, las violaciones en masa.

Opinión

Más en El Subjetivo

Lea Vélez

La fama alcanzable

«La fama es un tema enorme, un asunto extraño, una frontera narrativa. No se ven igual las cosas desde aquel lado de la fama, desde el mundo del famoso»

Opinión

Aloma Rodríguez

Vuelta al cole

«La educación es uno de los asuntos sobre los que nunca estamos de acuerdo y, como sucede con otros temas importantes, se usa para agredir al adversario político»

Opinión

Jordi Bernal

'The Wire' en Twitter

«Me alegró que el bueno de Simon viniera a recordarnos cuatro verdades elementales que parecemos haber olvidado entre el revanchismo a tumba abierta de los unos y la reconversión fraudulenta de un pasado vergonzoso de los otros»

Opinión