Ricardo Dudda

Irresponsabilidad disuasoria

«A veces da la sensación de que se utilizan las leyes solo como herramientas ejemplarizantes o disuasorias, nada más»

Opinión Actualizado:

Irresponsabilidad disuasoria
Foto: Víctor Lerena| EFE
Ricardo Dudda

Ricardo Dudda

Periodista y miembro de la redacción de Letras Libres, columnista en El País y autor de "La verdad de la tribu". La corrección política y sus enemigos.

La mejor estrategia de disuasión para la COVID-19 es la inseguridad jurídica, la constante ambigüedad, las rectificaciones. Ante el caos y la incertidumbre, el ciudadano tiene solo un incentivo: quedarse en casa.

Esta estrategia de gobernar a trompicones, chapucera y a medias (mejor no esforzarse mucho en algo que quizá mañana haya que derogar), lanzando globos sonda para ver cómo reacciona la opinión pública, no es nueva para Pedro Sánchez. Durante la pandemia el gobierno anunciaba leyes contra la COVID-19 que se concretaban sobre la marcha: hasta que no salían en el BOE, las promesas del presidente no resultaban creíbles.

En esta estrategia le ha acompañado Isabel Díaz Ayuso, especialmente en las últimas semanas y meses. La presidenta de la Comunidad de Madrid aprueba medidas y restricciones con reticencia, y está obsesionada con demostrar que no está en su ADN liberal las limitaciones a la libertad. Las medidas, entonces, salen a medias y son jurídicamente confusas o inaplicables (por cuestión de competencias o por cuestiones obvias de logística policial: ¿cómo compruebas que mi novia, con la que no convivo, ha pasado la noche en mi casa? Y, si no tienes manera de comprobarlo, ¿de qué sirve prohibirlo?). A veces da la sensación de que se utilizan las leyes solo como herramientas ejemplarizantes o disuasorias, nada más. Otras veces, se multa de manera arbitraria: diversos juristas han señalado el problema de utilizar la Ley de Seguridad Ciudadana (la famosa ley mordaza) para perseguir las infracciones durante el Estado de alarma.

Todo esto provoca una inseguridad irritante. La manera que tiene el ciudadano de saber lo que es correcto, especialmente cuando lo correcto cambia constantemente, es la ley. Y si la ley es ambigua y poco clara, se traslada al individuo la responsabilidad de discernir lo que es correcto.

Es una solución incompleta: yo creo, por ejemplo, que es responsable ir a un parque a correr, y sin embargo está prohibido. La responsabilidad individual se limita, entonces, a quedarse en casa, que es algo a la vez sencillo, porque ya lo hemos hecho, y brutal, porque implica una derrota.

Contexto

    Más de este autor

    El problema no son los bulos

    «Hay motivos para una ligera preocupación. Se habla de «examinar la libertad y pluralismo de los medios de comunicación». El gobierno se arroga la capacidad de decidir qué es desinformación»

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Victoria Carvajal

    De Wall Street al ‘Main Street’

    «Para poder dar un verdadero vuelco al deterioro social y económico, Yellen necesita desbloquear cuanto antes el paquete de estímulo para reactivar la economía por valor de 900.000 millones de dólares, pero cuya aprobación que aún divide al Congreso»

    Opinión

    Jorge San Miguel

    Mi vecino de abajo

    «El rock progresivo es una cosa de tíos. De chicos blancos de la pequeña clase media suburbana de mediados del S. XX. Un mundo que se va, que se ha ido»

    Opinión

    Antonio García Maldonado

    La madre de Obama

    «Ella no llegó a verlo de presidente, ya que murió en 1995, pero no hay duda de que Obama jamás lo habría sido sin el concurso tenaz de una madre que –se intuye– tuvo algo de juguete roto de una época»

    Opinión