Jesus H. Cifuentes

Jugando a la oca

Por fin parece que vuelve a fluir el río político que estaba apresado en este país. Y es que el panorama resultante tras las últimas elecciones, tan desconcertante como emocionante, se había quedado encharcado, y el agua ya sabemos todos que si no fluye, se pudre.

Opinión

Jugando a la oca

Por fin parece que vuelve a fluir el río político que estaba apresado en este país. Y es que el panorama resultante tras las últimas elecciones, tan desconcertante como emocionante, se había quedado encharcado, y el agua ya sabemos todos que si no fluye, se pudre.

Y aunque es pronto para pensar en cual será la conformación del Congreso, al menos hemos sacado del fondo del río el fango que lo estaba atrapando, aunque queda todavía mucho que extraer.

Lo realmente asombroso del caso ha sido sin duda la estrategia del presidente en funciones, Mariano Rajoy, encapsulado y enrocado en la inacción más absoluta en un momento tan crucial para tomar cartas en el asunto, pero se ve que , ay amigo, se ha visto paralizado por la propia mierda vertida por él y sus compañeros, y ahora en este juego de la oca aleatorio que es el universo de la política, ha caído en “el pozo”, así que te quedas tres turnos sin tirar, majete.

Espero y deseo que el agua fluya ya de una buena vez. Que corra libre por el flujo de la libertad y de la verdadera democracia, y que se lleve el fango de la corrupción intolerable y la incompetencia manifiesta en la que nos hemos visto desgobernados y desvalijados en estos últimos años de Marianismo feudalista. Pero como no podía ser de otra manera, desde el PP ya están amenazando con ese tema que tanto les gusta amenazar: el terrorismo.

Antes era el terrorismo de ETA contra el que solo ellos eran beligerantes y los demás condescendientes o incluso secundantes. Ahora que se les ha acabado el chollo de ese fantasma, les ha faltado tiempo para amenazar por la boca del ministro de Asuntos Exteriores en funciones, José Manuel García-Margallo con el asunto del Yihaidismo, “arropado” por esa horda de rojos que sería un gobierno del PSOE en una coalición con Podemos.

Parece mentira que sigan amenazándonos con un argumentario como el de “que viene el lobo”. A estas alturas creo que hemos aprendido que “el lobo” son ellos.

Pero lo que sí sería realmente penoso y frustrante, es que desde la izquierda no se fuera capaz de llegar a un acuerdo de Gobierno que revierta en la maltratada justicia social.

Como así sea, me borro.

Contexto

    Más de este autor

    La resistencia

    En esta maraña de locura en que la filosofía dominante es “Sálvese quien pueda” podemos presenciar ojipláticos cualquier tipo de barbaridad, y no pestañear ante las atrocidades más sangrantes del abuso de unos contra otros. La justicia universal es un artículo de lujo que brilla por su ausencia mientras la caja registradora siga cantando su canción, está claro.

    Opinión

    La cuidadora de Rajoy

    Es cosa común ya en los noticieros encontrarnos con que han hallado el cuerpo de un anciano o anciana en su domicilio ya en estado de putrefacción, dado que tras su fallecimiento nadie ha acudido en su búsqueda para nada, hasta que el olor alerta al vecindario, que llama a la policía para ver qué es lo que ocurre.

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Beatriz Manjón

    Dolor de multitud

    «Tan preocupados estamos por no enfermar que enfermamos de preocupación; tan inquietos por arruinarnos que nos arruinamos de inquietud»

    Opinión

    Enrique García-Máiquez

    La musa es la muerte

    Giulio Meotti, periodista de Il Foglio, sólo me escribe para preguntarme cosas de España cuando está muy perplejo. Es raro que un italiano, ¡con lo que son los italianos!, esté perplejo alguna vez por algo; y más si es periodista. Sin embargo, me llamó ayer. No le cabe en la cabeza que el Gobierno español ande […]

    Opinión