Paco Reyero

Kamala Harris, el origen y mucho más

«En la política (y probablemente más en la política norteamericana) todo es pasajero: recuérdese el rechazo de George Bush padre a Ronald Reagan, del que luego fue fiel vicepresidente dos mandatos y sucesor presidencial»

Opinión

Kamala Harris, el origen y mucho más
Foto: Julio Cortez| AP Photo
Kamala Harris, ticket electoral del candidato demócrata Joe Biden en las próximas elecciones presidenciales del 3 de noviembre, es una política ambiciosa, tenaz, con un matiz histriónico, de grandes potencialidades electoreras, propicia para la agitación de campaña.

Significada senadora californiana desde hace un par de años, su irrupción en las primarias del Partido Demócrata a comienzos de 2019, abrió esperanzas en la renovación de un partido anclado al legado de Barack Obama. Pero Kamala (Oakland, California, 1964) se diluyó como primera opción ante el establisment encarnado en Biden, un «regular Joe», a la que ella misma acusó de racista.
En la política (y probablemente más en la política norteamericana) todo es pasajero: recuérdese el rechazo de George Bush padre a Ronald Reagan, del que luego fue fiel vicepresidente dos mandatos y sucesor presidencial.
En la biografía de Kamala se peraltan sus ancestros. Un padre jamaicano (Donald Harris) y una madre (Shyamala Gopalan) que llegó a Estados Unidos proveniente del sur de la India esquivando un matrimonio concertado. Ambos se abrieron paso con titulaciones en Berkeley.
La estrategia demócrata de agitar el voto AntiTrump, llamando a la movilización de todos los que el actual presidente ha menospreciado, es sensata y práctica. Pero en Kamala, que de ganar se convertiría en la primera vicepresidenta en la historia de Estados Unidos, hay mucho más que el origen (o su uso legítimo en la competencia electoral): pertenece a la misma generación que Obama, su carrera está ceñida a la meritocracia (primera Fiscal de color de California) y complementa a un candidato Biden, nominalmente de transición, potencialmente el presidente más viejo (78 años) en acceder al cargo.

Más de este autor

Buscando fuentes de autoridad

«En las últimas semanas, el presidente Sánchez ha venido a sobreactuar la empatía en la Cámara e incluso sonríe en momentos de humor absurdo»

Opinión

Más en El Subjetivo

Josu de Miguel

Bildu, de entrada no

«Yerran los que creen que la próxima ley de la memoria es un sonajero para que la opinión pública y los ciudadanos se entretengan en mitad de la terrible pandemia»

Opinión

Aloma Rodríguez

Labordeta

«En las encuestas sobre popularidad medidas a ojo de con quién se irían de cañas los españoles ganaba Labordeta una y otra vez»

Opinión

Jordi Bernal

Un chiste malo

«Instalados en la más áspera de las simplezas, la pareja de baile solo tiene en mente evitar el pisotón del otro»

Opinión