Dr Jose Cabrera Forneiro

La amistad

La amistad que nace espontáneamente y debe cultivarse con generosidad, perdura a través de los tiempos y es la base de una sólida madurez, el fundamento de una vida más plena y deseable.

Opinión

La amistad

La amistad que nace espontáneamente y debe cultivarse con generosidad, perdura a través de los tiempos y es la base de una sólida madurez, el fundamento de una vida más plena y deseable.

Que la amistad es la línea más corta que puede unir a dos personas es sabido desde siempre, y que es un vínculo que nace del afecto, el desprendimiento y la bondad también, lo que no sabíamos, aunque lo intuíamos es el hecho de que la ausencia de amistad es malo para la salud y según algunos sesudos investigadores hasta equivalente a fumar una cajetilla diaria de tabaco, toma ya.

La foto de dos niños que emergen entre la hojarasca, riendo, sanos, felices, con brillo en los ojos, nos retrotrae a nuestra infancia, ese “patio en el que jugamos antaño y en el que seguiremos jugando el resto de nuestra vida”.  Ese periodo de tiempo en el que se forja nuestro carácter y del que los griegos, que eran muy sabios ya dijeron hace dos mil años: “El destino del hombre es su carácter”.

Hablar de la amistad hoy parece anacrónico, obsoleto, como pasado de moda, y no digo ya si traemos a nuestras mesas la famosa obra de Cicerón “De Amicitia”. Pues nada más incierto.La amistad es una necesidad biológica, un imperativo moral y una exigencia de la propia especie.

La amistad que nace espontáneamente y debe cultivarse con generosidad, perdura a través de los tiempos y es la base de una sólida madurez, el fundamento de una vida más plena y deseable.

La amistad forja nuestro espíritu, nos hace ser mejores personas y nos proyecta en el mundo de nuestros semejantes con plenitud.

Es la amistad un valor tan noble y tan necesario que es la primera pregunta o de las primeras que un psiquiatra, como un servidor, hace nada más conocer a un paciente, y lo revela todo.

Pero la palabra “amigo” se ha desvirtuado por su mal uso, y hoy se habla con frivolidad de los amigos cuando se quiere decir conocidos, vecinos, compañeros,…etc.  Y así quien dice tener –muchos amigos- en realidad –no tiene ninguno-. 

La amistad debe ser selecta y exquisita, levantarse sobre una fuerte base moral y dar en ella más que recibir.

La foto que acompañamos con estas palabras lo dice todo.

Más de este autor

El mal

La foto del entierro de un profesor judío querido por su barrio y entregado a las personas con discapacidad, por haber sido apedreado su vehículo, y haberse salido de la calzada, vuelve a poner sobre la mesa la eterna cuestión del mal, más allá de las cuestiones políticas, judiciales, o sociológicas.

Opinión

Sin comprensión posible

Es en ese cerebro primitivo, irracional y de supervivencia, que todos tenemos controlado, donde están estas conductas de poder y odio, solo ahí hay que mirar.

Opinión

Más en El Subjetivo

Jorge Freire

El donoso escrutinio

«A falta de novelas de caballerías que expurgar, bueno sería acometer un donoso escrutinio que sometiese a discusión aquellas supercherías que tomamos por verdades»

Opinión