Laura Fàbregas

La Bella y la Bestia

Las críticas de Isabel Coixet y Carlos Boyero hizo que fuera al cine a ver La forma del agua, película de Guillermo del Toro ganadora del Óscar a la mejor película.

Opinión

La Bella y la Bestia
Foto: RRSS
Laura Fàbregas

Laura Fàbregas

Vivo entre Madrid y Barcelona. En tierra de nadie. Me interesan las causas incómodas. Pero lo importante no es lo que se dice sino lo que se hace.

Las críticas de Isabel Coixet y Carlos Boyero hicieron que fuera al cine a ver La forma del agua, película de Guillermo del Toro ganadora del Óscar a la mejor película.También el hecho de que el cine mexicano sea parte viva de Hollywood, con Alfonso Cuarón y González Iñarritu como dos de los grandes referentes actuales.
Hay películas que pueden no ser del gusto de uno, pero a las que se les reconoce talento. La forma del agua, no obstante, me pareció fea, violenta y maniquea. Solo al inicio vislumbra algo de originalidad. Cuando se entremezcla la Guerra Fría, su carrera armamentística y científica y las leyendas de monstruos en los lagos. También, ese peculiar amor entre solitarios alejado de las convenciones sociales.
Cuando pierde la sutileza y se bestializa –en todos sus sentidos– pierde su inicial encanto. Y refleja lo peor de nuestra época: humaniza a la bestia y deshumaniza al ser humano. Un animalismo mal entendido que me hizo pensar en Fernando Savater y cómo la ética es patrimonio exclusivo del ser humano.
La película embellece a la bestia al tiempo que todo lo humano se hace más feo. Si esto es progreso, mejor el retroceso de la Bella y la Bestia.

Más de este autor

Monedero y el pueblo

«Ya sabemos que el hombre, en masa, es más parecido a un chimpancé que a un ser racional»

Opinión

Más en El Subjetivo

Josu de Miguel

Un rey en el exilio

«Don Juan Carlos ha sido víctima de su codicia personal, pero la clase política española consintió comportamientos no ejemplares en un contexto de corrupción generalizada»

Opinión

José Carlos Rodríguez

Monarquía, pandemia y profilaxis

«Desde que Nietzsche proclamó la noticia de que Dios ha muerto, las monarquías cristianas son sistemas políticos republicanos. Eso es lo que podrá salvar la monarquía en España, que Felipe VI y sus sucesores actúen como republicanos ejemplares»

Opinión

Jordi Bernal

Tú que puedes

«Con el panorama general, y aunque no haya pillado tajada de los pérfidos saudíes ni tenga cuentas en paraísos fiscales, a mí también me gustaría escribir una carta de dimisión, deserción o despedida»

Opinión