The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

La cabaña del tío Donald

Donald Sterling es un magnate americano hecho a si mismo, blanco, heterosexual y seguramente devoto. Siendo de Chicago y magnate resulta obvio que dirija una firma de abogados como en las series de la tv.

Donald Sterling es un magnate americano hecho a si mismo, blanco, heterosexual y seguramente devoto. Siendo de Chicago y magnate resulta obvio que dirija una firma de abogados como en las series de la tv. Además de magnate es promotor inmobiliario y filántropo activo con las organizaciones benéficas de su feudo. Feudo que dirige desde el Sterling Plaza edificio construido por Louis B Mayer, otro magnate de postín en Beverly Hills. Desde hace 30 años es propietario de una franquicia de la NBA Los Ángeles Clippers de mayoría afroamericana. Tiene una esposa rubia, heterosexual y seguramente vengativa. También tiene dos hijas de mechas californianas y una amante modelo 50 años más joven y de lo más exótica, que ha cambiado de nombre un par de veces. Ahora se llama Stiviano y a veces va a pie de pista colgada del brazo de su magnate, otras con amigas recauchutadas como ella y se hace selfies con las celebrities poderosas como el tío Donald, pero sin contrato de propiedad sobre Stiviano.

Al tío Donald no le ha gustado nada que la exótica modelo vaya a la cancha en compañía de otros y se le ha calentado la boca de negrero que ya había abierto en sonadas ocasiones. Sterling es el dueño, el amo y pone de comer en la mesa de los negros, con el KKK Clipper hemos topado. ¿Han visto “12 años de esclavitud”? Hay que ver como se parecen los canallas.

Que Barak Obama se enfade es tan obvio, como que en “El mayordomo” todo el servicio de la Casa Blanca sea de color. La sanción, de por vida, de sentido común y una pregunta para el folletín, no olviden que “That´s entertainment”:
¿Será Magic el próximo señor de los Clippers?

Más de este autor

Más en El Subjetivo