José Antonio Montano

La confusión

De pronto la verdad se abrió paso en el discurso del presidente: la verdad de las mentiras; o de las ficciones. Cuando todos les rezaban, según el santoral realmente vigente, a las 13 rosas, Pedro Sánchez se puso a rezarles a las actrices que las interpretaron en el cine. Él estaba, y no los otros, en el secreto de la santificación. Al fin y al cabo, estos solo las recordaban porque se hizo la película.

Opinión

La confusión
Foto: Kiko Huesca
José Antonio Montano

José Antonio Montano

Más escritor que periodista. Desclasado y centrifugador.

De pronto la verdad se abrió paso en el discurso del presidente: la verdad de las mentiras; o de las ficciones. Cuando todos les rezaban, según el santoral realmente vigente, a las 13 rosas, Pedro Sánchez se puso a rezarles a las actrices que las interpretaron en el cine. Él estaba, y no los otros, en el secreto de la santificación. Al fin y al cabo, estos solo las recordaban porque se hizo la película.

Pensaba verla, pero no la he encontrado. En su día la dejé pasar, porque no me interesaba. Daba por hecho que era de Montxo Armendáriz, porque todas las películas sobre la guerra civil son de Montxo Armendáriz. Pero era de Emilio Martínez-Lázaro. He buscado la crítica de Carlos Boyero, porque me fío de su estilo estomacal: frente a tanto cinéfilo cerebral, me gustan esas críticas sustentadas en un “me llega” o “no me llega”. Las 13 rosas no le llegó: la consideró una película endeble. Tuvo el valor de decirlo, porque hay que tener valor para eludir el chantaje de esos dispositivos estéticos que, si no te gustan, eres un indeseable.

El asunto, hoy, es ese y no otro. El día de las 13 rosas no se recuerda a las muchachas asesinadas por el franquismo el 5 de agosto de 1939: no se recuerda su dolor, su martirio, su tragedia, ni siquiera la injusticia. Se erige una trampa para cazar –para señalar– a quienes no se suman al devocionario. Si no, ¿de qué iba a estar ahí, por ejemplo, un sujeto tan nocivo como Juan Carlos Monedero? Hace poco me leí su libro La Transición contada a nuestros padres y era guerracivilismo puro. A él solo le interesa la leña que alimente su fuego; regándola, eso sí, con su Orinoco de lágrimas, que actúa como gasolina.

Monedero, por cierto, también puso la foto de las actrices, en lo que probablemente sea el primer (y me temo que último) gesto de honestidad intelectual de su vida.

Más de este autor

Un tropezón en el pastel de Almodóvar

«En ‘Madres paralelas’ Almodóvar parece de pronto un cantautor: hace acopio de temas de la “agenda progresista” y monta un pastel propagandístico, casi una ponencia del PSOE o Podemos»

Opinión

Salto a Madrid

«Hay que saltar a Madrid en cuanto se puede. Desde que se levantaron los cierres perimetrales lo he hecho ya en varias ocasiones. La última, el pasado fin de semana»

Opinión

Más en El Subjetivo

Manuel Arias Maldonado

Multiplicaciones del cine

«Ni los formalistas ni los realistas tienen toda la razón: el medio fílmico goza de una heterogenidad que permite por igual registrar y crear, apostar por el realismo o cultivar la fantasía, mover la cámara o dejarla quieta»

Rancho Notorious