Gabriel González-Andrio

La Cuba real y la virtual

Fidel Castro se haría un gran favor, antes de dejar este mundo, si derribara el muro de un comunismo que sólo les ha traído montañas de miseria.

Opinión

La Cuba real y la virtual

Fidel Castro se haría un gran favor, antes de dejar este mundo, si derribara el muro de un comunismo que sólo les ha traído montañas de miseria.

Los dirigentes cubanos parece que están muy preocupados por la entrada de droga en la isla y han anunciado a sus concidudadanos -y a todo hijo de vecino- que van a ser muy severos a la hora inspeccionar los equipajes. Como si ahora no lo fueran, vamos.

Todos los que han estado allí cuentan los interrogatorios, sobornos y demás “trámites” a lo que te expones si decides viajar allí. La nueva medida del gobierno de los Castro suena a más de lo mismo. Control, control y más control. O sea que lo de Cuba libre es -y por ahora seguirá siendo- un mito.

A mí me encantaría poder visitar un día la isla y disfrutar de sus gentes, sus vistas, su olor, su realidad… Pero mucho me temo que los que van con touroperador a golpe de dólar no son conscientes de la Cuba real. Playas paradisíacas, mulatas espectaculares, folcklore autóctono, viajes teledirigidos, etc.

Todo, eso sí, a golpe de talonario. Pero no se engañen, esa no es la Cuba de los cubanos de a pie. Porque aunque la mona se vista de seda, mona se queda. Y allí, la realidad es que no hay verdadera libertad, hay control en cada barrio, gente inocente en cárceles infrahumanas, y hambre, mucha hambre.

Se habla mucho de un hipotético aperturismo del gobierno con la venta de coches, visados para salir, y otras cortinas de humo que son pura y dura propaganda del politburó.

No os oculto que uno de mis sueños sería poder vivir un tiempo en la isla y desenfundar mi cámara para recoger la Cuba real, no la virtual. Me gustaría conocer sus problemas, sus sueños, sus luchas, sus ganas de respirar en libertad. No sé si lo conseguiré. No pinta bien.
Fidel Castro se haría un gran favor, antes de dejar este mundo, si derribara el muro de un comunismo que sólo les ha traído montañas de miseria. 

Más de este autor

Descansen en paz

Algunos ya no respetan ni el “descanse en paz, amén”. Debo reconocer que en algunos velatorios a los que he asistido no hubiera sido extraño ver una escena como la foto que ilustra la noticia. No digo yo que velar a un cadáver se deba convertir en un paño de lágrimas, pero otra cosa es convertir aquello en una especie de mercadillo donde todos hablan a grito pelado.

Opinión

El padre del novio

Al parecer la idea nació del padre del impronunciable Üzümcüoglu, quien dijo al diario Serhat Kilis que espera que “si Dios quiere, esto llevará a otros a compartir sus fiestas de bodas con sus hermanos sirios”. Esto es un corazón gigante y lo demás son sueños quiméricos.

Opinión

Más en El Subjetivo

Jaime G. Mora

Las transiciones del rey

«¿Será Juan Carlos el rey que lideró la transición de una dictadura a una democracia, el que la aseguró el 23-F, y al mismo tiempo el rey que facilitó la transición de una monarquía parlamentaria a una república?»

Opinión

Daniel Capó

Hijos de la ira

«Las estatuas nos juzgan con sus ojos. Nos miran y nos observan sin decir nada, calladas como una sombra que pesa sobre nuestras conciencias»

Opinión