Gonzalo Gragera

La década populista

"Como nos hablaba Monedero del 'régimen del 78' en los circenses debates de la Sexta, ahora Abascal nos habla de 'dictadura comunista'"

Opinión

La década populista
Foto: Paul White
Gonzalo Gragera

Gonzalo Gragera

1991. En la actualidad colabora en la cadena COPE –Sevilla-, en Zenda y en The Objective. Su último libro es La suma que nos resta (Premio de Poesía Joven RNE), editorial Pre-textos.

Uno de los efectos políticos de la recesión de 2008 fue la llegada de partidos cuya naturaleza política oscilaba entre el populismo iliberal y la propaganda antipolítica; es decir, partidos que surgen del desencanto de una sociedad que buscaba culpables de la crisis en lo que llamaron las élites extractivas. Recordamos conceptos como la casta, los de abajo contra los de arriba, las oligarquías, el que no, que no nos representan. La desafección social fue canalizada en plataformas -en principios sin líderes, asamblearias- como Democracia Real Ya o en las protestas del 15M. Durante años, estos movimientos se mantuvieron ajenos a la política institucional. Eran rasgos que caracterizaron estas manifestaciones (tan llenas de buenas intenciones como de ingenuidades): sin estructura definida, transversal, maniquea. Su análisis de la realidad fue una dicotomía infantil: los ciudadanos buenos y los políticos malos.

Pero llegó enero de 2014, y un grupo de politólogos vinculados al ámbito académico aprovecharon la coyuntura para promover la acción política. Nació Podemos. Con una buena, aunque favorable, estrategia de comunicación consiguieron entrar en esos despachos de los que desconfiaban. Primero organizaron marchas en torno a valores universales, como el de la dignidad; luego trataron de cuestionar la salud política de nuestra democracia, tras ese lema del “régimen del 78”; mientras, buscaron la manera de erosionar la convivencia y el ideal de la transición, que tanto les estorbaba para sus intereses. Errejón propuso que se tenían que escribir novelas sobre estas “nuevas ideas” (la literatura complaciente, megáfono de la propaganda política: un falangismo de vuelta). Podemos se hizo con los ayuntamientos gracias a sus marcas blancas: las candidaturas “ciudadanas”. Hasta hoy, ese partido ha olvidado algunas de sus estrategias, otras las ha corregido. Pero lo que sigue constante es el principio del populismo: agitar a la sociedad en contextos de crisis, para provecho político propio.

Es lo que ahora vemos en Vox (similar reverso de aquellos politólogos idealistas). Como nos hablaba Monedero del “régimen del 78” en los circenses debates de la Sexta, ahora Abascal nos habla de “dictadura comunista”. Como Iglesias invitaba a sus seguidores a ocupar la calle en nombre de “la dignidad”, en Vox ahora nos dicen que lo hagamos en nombre de “la libertad” (se busca identificar un valor al signo político). Como Irene Montero nos insistía en la amenaza del patriarcado; Monasterio hace lo suyo con una idea muy personal de “la familia”, que también está amenazada. Si para aquellos hubo fantasmas del franquismo en cualquier habitación democrática, para estos la dictadura progre es el eje que todo lo vertebra.

El lenguaje contundente, la confrontación, la erosión de la convivencia pública. Todo en un tiempo de inquietud (de miedo) y de incertidumbre, en esta década que va de la Gran Recesión a la pandemia del covid-19. Para el populismo, el coste de la estabilidad social es un riesgo más que asumible para llegar al poder. La sociedad que tanta atención merece en sus discursos no es más que el medio para hacerse con las instituciones públicas. Pero el desenlace será el de siempre: votantes que verán cómo sus líderes, más allá de la palabrería, procrastinan la ansiada revolución. Y seguirá el régimen del 78 o la dictadura progre. Donde siempre estuvo: en las cabezas de algunos, en la imaginación de tantos.

Más de este autor

No se puede consentir

«Los escraches de aquellos años fueron maniobras de acoso que excedían límites democráticos, donde las responsabilidades políticas se piden en los parlamentos -se concretan en las urnas- y los fraudes y delitos se enjuician en los tribunales».

Opinión

Qué ha sido de Podemos

«Jamás han creído en la democracia representativa, salvo cuando intuyeron que ellos podían ser los representantes»

Opinión

Más en El Subjetivo

Pilar Cernuda

No es oro todo lo que reluce

«El dinero de Bruselas no va a llegar de inmediato sino que con suerte empezaremos a recibirlo en la primavera del 21 y no de golpe, así que a ver cómo cuadra las cuentas hasta entonces el Gobierno»

Opinión

Daniel Capó

Ni rastro de sus huellas

«Nuestro problema no es el virus, sino la respuesta que le damos: la solidez de las instituciones, la calidad de nuestras políticas, la fortaleza de las cuentas públicas y de la industria»

Opinión

Juan Manuel Bellver

Por amor a una tarta de queso

«Fría o caliente, rígida, cremosa o incluso chorreante, la tarta de queso no es patrimonio exclusivo de Occidente, como prueba la existencia del chhena poda indostánico o el jiggly fluffy japonés»

Opinión