Laura Fàbregas

La Diada de los «oprimidos»

«Cuando escribo estas líneas todavía no sé cuántos catalanes se verán abocados a salir a la calle creyendo que la opresión del Estado es peor que el virus. Pero me temo que después de años de borrachera, llega la resaca»

Opinión Actualizado:

La Diada de los «oprimidos»
Foto: | Asamblea Nacional Catalana
Laura Fàbregas

Laura Fàbregas

Vivo entre Madrid y Barcelona. En tierra de nadie. Me interesan las causas incómodas. Pero lo importante no es lo que se dice sino lo que se hace.

Ya en 2016, en plena borrachera del procés, mi sobria lucidez acertó en retratar la Diada como una gran fiesta. Expresión depuradísima del carácter español, que limita su participación política a quién tiene la manifestación más larga… Es decir, un compromiso etéreo y más lúdico que políticamente consecuente.

La crisis del coronavirus ha sacado a relucir que el virus es más duro y preocupante que los supuestos «300 años de opresión del Estado español». En los días precedentes a la Diada, la presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, intentaba hacer equilibrios entre la necesidad de salir a la calle y la de minimizar los riesgos de contagio. Descentralizando los actos.

Al mismo tiempo, el Govern informó que no participaría en la manifestación para dar ejemplo y ser coherentes con sus propias medidas contra el coronavirus. Pero, ¿cómo un Ejecutivo que dice sufrir «la represión del Estado» puede dejar de reclamar sus derechos por un virus?

Cuando escribo estas líneas todavía no sé cuántos catalanes se verán abocados a salir a la calle creyendo que la opresión del Estado es peor que el virus. Pero me temo que después de años de borrachera, llega la resaca.

Más de este autor

‘Los Jordis’ de Chicago

«A veces solo la perspectiva del tiempo dilucida lo que fue una causa justa (como derogar el servicio militar) o una laminación de derechos individuales y civiles (el referéndum del 1-O)»

Opinión

Oportunismo morado

«Iglesias y su séquito no dudarán en erosionar las instituciones para salvar su piel»

Opinión

Más en El Subjetivo

Victoria Carvajal

Vértigo

«Y ante la ausencia de un plan para contener la segunda ola de la pandemia, con todas las desastrosas consecuencias sanitarias y económicas que estamos viviendo hoy, el panorama se presenta desolador»

Opinión