Natalia Angulo Haynes

La estética de la tortura

Esto se hace en nombre de la tradición, porque en nombre de la cordura no se podría. Es una fiesta de locos. Que se trate de una tradición del siglo XVI o que se haga en más de 140 municipios españoles no lo convierte en cultura.

Opinión

La estética de la tortura

Esto se hace en nombre de la tradición, porque en nombre de la cordura no se podría. Es una fiesta de locos. Que se trate de una tradición del siglo XVI o que se haga en más de 140 municipios españoles no lo convierte en cultura.

En la fotografía ‘El Toro Jubilo se viste de fuego’ de Concha Ortega (2010) se puede ver uno de los rituales más crueles del mundo. Se pretende con esta fotografía invitar al  diálogo estético y conceptual. Me aterra la idea de dialogar sobre la tortura pero acepto expresar mi opinión. De las 10 fiestas más crueles del mundo en las que se maltratan animales, esta es la segunda en el ranking y España tiene el dudoso honor de ser el país en el que 9 de esos 10 festejos tienen lugar en su territorio. Solo la matanza de delfines en Dinamarca se celebra en otro país.

En el  «Toro Jubilo» en Medinaceli (Soria) se agarra a un toro en nombre de la tradición, retorciéndole el cuello hasta dejarlo inmovilizado a un poste de madera. Aprovechando que el animal no puede moverse, se le colocan dos bolas impregnadas de sustancias inflamables en los cuernos a las que se prende fuego, bolas que arden en el encierro nocturno iluminando la cara de los cientos de sádicos asistentes que estallan en aplausos al ver que sus impuestos sirven para pagar la tortura pública prometida. El fuego, el dolor por las quemaduras y el pánico del toro  es lo que ofrece el espectáculo. Así comienza una larga noche de tortura para el animal en la que, con los ojos abrasados por el calor y las llamas, corre intentando huir a ciegas con los cuernos envueltos en llamas, mugiendo de terror y dolor. Un ritual que se practica en nombre de la tradición, porque en nombre de la cordura no se podría. Es una fiesta de locos.

Ya que me invitan a un diálogo estético y conceptual sobre este rito diré que no encuentro valor estético alguno en la mera contemplación del sufrimiento y que conceptualmente roza la demencia el hecho de disfrutar viendo cómo un animal aterrorizado se va quemando poco a poco, atrapado por el fuego. Que se trate de una  tradición del siglo XVI o que se haga en más de 140 municipios españoles no lo convierte en cultura, la barbarie nunca será cultura, solo sigue siendo una tortura consentida que se extiende en el espacio y el tiempo. Una fiesta que ha durado demasiado.

Más de este autor

De la moda Friki

El canal friki por excelencia, TNT se ha tomado en serio lo del Día del Orgullo Friki y este año se ha puesto como objetivo encontrar al Friki Master; o lo que es lo mismo, a la persona más friki de España. Así que en el capítulo de Big Ban Theory, Sheldon se dirige a los frikis españoles y les hace un llamamiento a todos aquellos que se consideren unos fanáticos de las series, los videojuegos, los cómics, la ciencia ficción, el manga y la tecnología, para que demuestren su sabiduría friki en este concurso de televisión.

Opinión

La orilla blanca, la orilla negra  

Como decía al principio Mohamed Ali Malek ha sido reconocido por uno de los inmigrantes supervivientes como uno de los dos culpables de la tragedia más grave ocurrida en aguas del Mediterráneo. El segundo culpable somos nosotros, culpables de cada una de esas muertes, todos nosotros, nuestros países, nuestras políticas de inmigración, nuestra indiferencia, todos incluidos tú que lo lees y yo que lo escribo.

Opinión

Más en El Subjetivo

Daniel Capó

Ser padres

«La paternidad consiste en volver a aprender para terminar sabiendo algo más que al principio»

Opinión