Víctor de la Serna

La galerna y la compra de Pilar

Los fotógrafos norteños que hicieron su agosto en febrero parecen volver a hacerlo en marzo: esas olas tremendas saltándose todos los rompeolas llegan a formar imágenes formidables de la naturaleza desatada.

Opinión

La galerna y la compra de Pilar
Víctor de la Serna

Víctor de la Serna

Periodista generalista a la antigua usanza, ha acabado especializándose en comunicación, cocina, vinos, baloncesto y las calles de Madrid.

Los fotógrafos norteños que hicieron su agosto en febrero parecen volver a hacerlo en marzo: esas olas tremendas saltándose todos los rompeolas llegan a formar imágenes formidables de la naturaleza desatada.

Los fotógrafos norteños que hicieron su agosto en febrero parecen volver a hacerlo en marzo: esas olas tremendas saltándose todos los rompeolas –en este caso, muy mal llamados, por cierto- llegan a formar imágenes formidables de la naturaleza desatada. Y en el Atlántico y el Cantábrico las hemos tenido tremendas este año. Así que todos hemos aprendido dos palabros tan malsonantes como ominosos: ‘criogénesis explosiva’.

Pues bien, hace bastantes años, quizá 15 o más, cuando lo más que se decía aquí era ‘galerna’, un invierno tuvimos una situación semejante, y la flota pesquera gallega tuvo que quedarse varios días amarrada, recibí una llamada de mi admirada Pilar Vila, la patrona del mejor conservatorio de las tradiciones culinarias gallegas fuera de Galicia que yo he conocido, la Casa d’a Troya de Madrid. Con su suave acento galaico, Pilar me hizo una pregunta que me dejó helado, a la vez que casi convencido de que se estaba quedando conmigo: «Don Víctor, ¿podría aconsejarme algún sitio de confianza donde comprar pescado en Madrid? Es que ya habrá leído que la flota no pudo salir a faenar…».

No se estaba burlando de mí Pilar. Estaba verdaderamente apuradísima, en un brete. Aunque hacía ya mucho que había tomado el relevo de su tío en el modesto local fundado hacia 1960 en el barrio de la Concepción, jamás había tenido que comprar ni una pescadilla en esta ciudad. Otro pariente suyo iba a diario a la lonja de Santa Uxía de Ribeira, le compraba lo mejor del día, lo llevaba en una caja con hielo al expreso de Madrid de esa noche, y Pilar o su marido lo recogían por la mañana en la capital. Yo le dije que Pescaderías Coruñesas –el nombre ya le gustó- o Prieto la sacarían sin duda del apuro. Pero nunca olvido, cuando regresa la galerna, cómo descubrí a unos mesoneros que de verdad, no de boquilla, se surtían no hace tanto en origen. ¡Y qué origen!

Más de este autor

Gracias, severos europeos

«La Unión Europea está toda ella luchando contra las dos enfermedades, la de salud y la económica, y se encuentra imbuida del carácter menos dadivoso de su historia»

Opinión

¿Un bloqueo insuperable?

«Es fundamental que PP, Vox, Ciudadanos y quizá los partidos regionalistas más cabales reconozcan la urgencia del momento y no permitan derivas hacia esa violencia»

Opinión

Más en El Subjetivo

Andrés Miguel Rondón

Nosotros los de marzo ya no somos los mismos

«Pero sobre todas las cosas tengo ahora un miedo, un miedo tan profundo como políticamente incorrecto, a que me vuelvan a encerrar. Y tengo unas ganas, unas ganas tan grandes como políticamente incorrectas, a volver a ir a la oficina, a viajar bien lejos de aquí y a donde me dé la gana, a vivir en una normalidad donde volvamos a hablar de otras cosas, a ser, en definitiva, el mismo que fui en marzo»

Opinión

Pilar Cernuda

Algo se mueve…

«Al finalizar el debate ha quedado en el ambiente un nosequé que abre la puerta a la posibilidad de que España supere los muchos males que hoy sufre: un gobierno que depende de populistas, independentistas y socios de los terroristas»

Opinión

Daniel Capó

El rencor inmortal

«Pienso mucho en el rencor porque en mi juventud no creía en él, a pesar de la maldad presente ya en la infancia. Ha sido un descubrimiento de la vida adulta, que es la edad de las traiciones y los desengaños»

Opinión

Luis Arenzana

From Pandemic to Pandemonium

«We strongly believe the Pandemic will extend Government influence to most formerly private enterprises because politicians will not be able to contain their desire for this second opportunity at grabbing more power and control over the means of production»

Opinión