Amando de Miguel

La gimnasia y la magnesia

En este páramo español la gimnasia fue no ha mucho un asunto extravagante. De niño, en un buen colegio, los alumnos practicábamos “gimnasia sueca” con la chaqueta y corbata de nuestro traje de diario. Tan rara era la actividad que se podía confundir la gimnasia con la magnesia.

Opinión

La gimnasia y la magnesia
Amando de Miguel

Amando de Miguel

Sociólogo español, colaborador habitual de medios de comunicación. Es catedrático emérito de Sociología de la Universidad Complutense. Realizó estudios de postgrado en la Universidad de Columbia y ha sido profesor visitante en las de Yale y Florida y en El Colegio de México.

En este páramo español la gimnasia fue no ha mucho un asunto extravagante. De niño, en un buen colegio, los alumnos practicábamos “gimnasia sueca” con la chaqueta y corbata de nuestro traje de diario. Tan rara era la actividad que se podía confundir la gimnasia con la magnesia.

Ahora contemplamos embelesados los triples saltos mortales de Simone Biles, la estrella de los Juegos Olímpicos, la gimnasta número uno del mundo. La chica es pequeña de estatura, no sigue la norma de las modelos, pero sus huesos parecen de goma y sus músculos de acero. Desafía con gracia la ley de la gravedad. El público se queda anonadado.

Estamos ante un típico producto típico del “sueño americano”,  que consiste en llegar al ápice de la escala social  desde el origen más humilde, ejercitando el espíritu de superación. En efecto, Simone es mujer, negra y proviene de lo que se llama un hogar desestructurado. No conoció a su padre, y su madre, alcohólica y drogadicta, la abandonó. Sus abuelos la recogieron e hicieron de magníficos padres adoptivos, de verdaderos padres. Luego se introdujo la oportunidad de la escuela norteamericana, donde se revelaron las extraordinarias dotes físicas y mentales de la muchacha. Se me olvidaba decir lo que ella ha dejado caer con naturalidad: que va a misa y reza el rosario. Imagino que, a partir de ahora, la práctica del rosario entre los católicos se convertirá en un signo de personalidad.

“Nada triunfa tanto como el éxito”, dicen los norteamericanos. Claro, que el éxito viene dado hoy por los medios de comunicación, convertidos en grandioso y universal espectáculo. No otra cosa son los Juegos Olímpicos. Los de Rio van a ser los Juegos de las mujeres, también de las españolas. Es el verdadero progreso.

 

Más de este autor

Otros Juegos Olímpicos

El famoso “espíritu olímpico” ha quedado muy mancillado después de varias celebraciones. Tendría que haber servido para que, por un tiempo, se lograra una especie de tregua en los conflictos bélicos que asolan el “ecúmene” (la Tierra habitada). Nada de eso se ha producido. Antes bien, las olimpiadas modernas han servido para exaltar el nacionalismo.

Opinión

Más en El Subjetivo

Aloma Rodríguez

Women writers, a literary subcategory

«Although I understand that the campaign is meant to counter centuries of invisibility, at bottom it seems to me that the lesbian executive that Kristin Scott Thomas plays is right: literature written by women becomes a subsection, a subcategory of literature»

Opinión