Laura Fàbregas

La huelga y el tabú

Todos los derechos y libertades han de tener su límite en los derechos y libertades de los demás. Incluso en el caso de los llamados derechos prevalentes, que deberían ser muy excepcionales y limitados al derecho a la vida. Pero no suele ser así. Por tabú.

Opinión

La huelga y el tabú
Laura Fàbregas

Laura Fàbregas

Vivo entre Madrid y Barcelona. En tierra de nadie. Me interesan las causas incómodas. Pero lo importante no es lo que se dice sino lo que se hace.

Todos los derechos y libertades han de tener su límite en los derechos y libertades de los demás. Incluso en el caso de los llamados derechos prevalentes, que deberían ser muy excepcionales y limitados al derecho a la vida. Pero no suele ser así. Por tabú.

¿Es prevalente el derecho de huelga de una parte, un grupo muy específico y limitado de trabajadores, sobre al derecho a la libre circulación de un todo, conformado por millares de ciudadanos en el momento más inoportuno para ellos? No. Más bien al contrario. De existir un derecho prevalente, en este caso sería, sin lugar a dudas, el de la libertad de circulación de la mayoría.

Sin embargo, seguimos tolerando que la minoría use a la mayoría como rehén para chantajear a empresas públicas y privadas en beneficio propio. Nadie hace nada. O más exactamente, nadie se atreve a hacer nada. Y la clase política menos que nadie.

Es el tabú. El tabú a meterse con los sindicatos. Pero es también el tabú a la ideología de género, a memorizar los crímenes chequistas o a abordar la reforma de la función pública. Es el tabú que no cesa.

Más de este autor

Oportunismo morado

«Iglesias y su séquito no dudarán en erosionar las instituciones para salvar su piel»

Opinión

Piedad frente a indulto

«Muchos somos defensores de la piedad. Pero para el perdón, es decir, el indulto, debe haber arrepentimiento previo»

Opinión

Más en El Subjetivo

Beatriz Manjón

Quince minutos de anonimato

«No hemos conseguido hacer de la vida virtual una existencia más alentadora que la real. También hay curvas, odiadores, lemas huecos, descontroladas olas virales y poca sesoprevalencia»

Opinión

Enrique García-Máiquez

El don de la oportunidad

«No pasa de ser una muestra más de los muchos actos de solidaridad y cariño que ha producido esta epidemia. Hasta ahí, normal. Lo malo fue cuando mi mujer preguntó a mi hijo si él había escrito una carta. Sí, claro, y se la sabía de memoria, anunció orgulloso. Era breve, pero contundente: ‘No os preocupéis de ir al Cielo, que arriba está Dios’».

Opinión

Jordi Bernal

El mal menor, dicen

«Sorprende que los representantes de Vox, que se llenan la boca con la nación y su fanfarria, se tomen tan a la ligera la Cámara de la representación de la soberanía nacional»

Opinión